¡Renuncia, Gerardo! Clama la sociedad

OPINIÓN

·
El secretario de Comunicaciones y Transportes reconoció que, en la construcción del paso exprés de Cuernavaca, hubo posibles fallas, anomalías, omisiones (y seguramente corrupciones, acotan los suspicaces) de funcionarios de la dependencia y de la constructora, quienes podrían enfrentar “severas responsabilidades”. ¡El mismo cuento de siempre! Exclama la sociedad que pide a gritos su renuncia porque considera que es el principal responsable de esa y otras magnas obras. ¿Yo por qué? Insiste Gerardo Ruiz Esparza, quien el día que el socavón cobró dos vidas defendió como gato boca arriba a la constructora y a los funcionarios de la SCT encargados de esa obrita, y culpó al Dios Tláloc y a quienes tiran toneladas de basura de que la obra colapsara. Ahora, para evadir su responsabilidad y “darle atole con el dedo” a todos, reiteró “su interés personal e institucional en que las autoridades competentes investiguen a fondo y que lleguen a sus máximas consecuencias que amerita este caso”.  También anunció medidas de control en todas las delegaciones nacionales, mejora de procesos y toma de decisiones; evaluaciones más estrictas y una revisión integral de todas las carreteras del país. ¡Ni la burla perdonas, Gerardo! Le gritan sus detractores. A estas alturas del sexenio anuncias lo que debiste hacer desde el principio, le reclaman. Pero eso no es todo, para que vean que está hablando en serio, Ruiz Esparza informó que el Órgano Interno de Control de la SCT --que depende de la secretaría de la Función Pública y que en ocasiones sirven como “tapadera” de los funcionarios del gobierno Federal, realizará una amplia auditoria de la construcción del “paso de la muerte”. ¡Que renuncie, que renuncie! Exige la sociedad que ha pasado de la indignación al encabronamiento por el cinismo del secretario.   AGENDA PREVIA Pues según algunos respetables analistas, Margarita Zavala, que quiere ser candidata a la Presidencia de la República en el 2018 por el PAN-y si no se puede hasta independiente--, cambió su imagen, su vestuario, sus zapatos, su lenguaje corporal, su maquillaje, su “look” …  después de que su esposo la metió a un intenso “media training”. Lo que no han podido corregirle es la “caja de velocidades”, por lo que se traba en algunos temas, señalan los malosos del PAN. Tampoco pudieron convencerla de que dejara el rebozo a un lado, a pesar de que los supuestos expertos en imagen le dijeron que se parecía a “Borola Tacuche”. Con todo y rebozo, la señora se lanzó a la Central de Abastos de la Ciudad de México, no a comprar las cosas del mandado –como la patita—sino a darse un “baño de pueblo” y a decir algunas sandeces, como hacer un llamado a construir una Central de Abasto para el Siglo XXI, “que México necesita y merece".  ¡Te timaron con el “media training”, Margarita. ¡Exígeles que te regresen tu lana! Le gritaron bodegueros, “diableros” y comerciantes.   Columna anterior: Mensajeros del "exjefe de jefes"