Adrián Ruvalcaba: El Ocotal, una defensa por convicción

OPINIÓN

·
El rescate del Bosque del Ocotal, que tiene una extensión de 306 hectáreas, obedeció al valor cívico y a la participación decidida de los habitantes de Cuajimalpa, que, junto con la autoridad delegacional y un servidor, pudimos frenar el ecocidio que se provocaría en esa zona. La construcción del Tren Interurbano México-Toluca, en su trazo original consideraba el desvío de la carretera afectando media hectárea del bosque, lo que significaba el derribo de más de 3 mil 300 árboles provocando un daño ambiental irreversible a un bosque que es uno de los pulmones más importantes de la ciudad y que concentra importantes mantos acuíferos. Ante esta amenaza, la ciudadanía, así como el jefe delegacional y un servidor, nos reunimos en defensa del bosque solicitando la presencia de los gobiernos federal y local, para que escucharan nuestras razones. Los vecinos conformaron una comisión plural e iniciamos con las autoridades una mesa de trabajo con el objetivo de dar a conocer la gravedad del problema, logrando detener la tala de árboles en el predio en tanto avanzaba esta mesa con las autoridades. Estoy convencido de que ninguno de los gobiernos, ni el local ni el federal, tenía conocimiento de la magnitud del daño ambiental que se iba a dar en la zona boscosa de Cuajimalpa y fue determinante la intervención del Jefe del Ejecutivo Federal, a través de la SCT, así como del Jefe de Gobierno de la Ciudad, quienes conocieron por los vecinos la problemática. Hoy reconocemos la respuesta positiva de ambos mandatarios al escuchar las demandas ciudadanas que marcaron la pauta para modificar la ruta del tren y les agradecemos que se hayan sumado a nuestra preocupación por salvar el bosque. Jamás nos opusimos a este proyecto del cual, estamos seguros, ayudará en mucho a la movilidad en la zona, sin embargo, con la construcción del Tren en su trazo original, se vislumbraba una afectación irreparable. Luego de varias reuniones de trabajo con las diferentes autoridades y vecinos, finalmente el jefe de gobierno de la ciudad anunció que el bosque del Ocotal no sufriría daños, ya que se logró que la ruta fuera modificada y con ello, los árboles quedaron a salvo. La iniciativa propuesta ahora es de un segundo piso que camine por encima del trazo existente con la finalidad de salvaguardar el bosque. La defensa en esta zona boscosa en mi caso ha sido permanente. Hace algunos años en el Cedral, un predio donde se pretendía construir un importante inmueble para vivienda, también marché con los vecinos para no permitirlo. Cuajimalpa, una delegación que aporta mucho en temas ambientales a la ciudad, por esta razón, seguiré luchando para que este bosque se convierta en un parque público, porque mi defensa del Ocotal es por convicción.   *Diputado PRI ALDF