Justicia para José Luis

OPINIÓN

·
San Bernardino Chalchihuapan, Puebla saltó a la fama el 9 de julio de 2014, cuando habitantes de ese municipio fueron desalojados de un bloqueo que mantenían en el kilómetro 16 de la carretera Puebla-Atlixco, demandado al gobierno del estado la restitución de las potestades del registro civil a las juntas auxiliares municipales. En medio del enfrentamiento entre la policía estatal y los pobladores, cayó herido José Luis Tehuatlie Tamayo, de 13 años, quien pasaba por el lugar en compañía de su madre. Once días después, murió. Los manifestantes responsabilizaron a los policías de la muerte del niño. Según su versión, utilizaron balas de goma para dispersarlos y una de ellas hirió en la cabeza a José Luis. En cambio, la procuraduría de Puebla presentó una investigación la cual concluía que la muerte se debió a la onda expansiva de un cohetón lanzado por un grupo de “infiltrados” y que estalló cerca de donde se encontraba el menor. El hecho, la peor crisis de Rafael Moreno Valle al frente del gobierno de Puebla, derivó en una ley que pretendía regular el uso de la fuerza pública, conocida como “ley bala”, la cual avalaba la utilización de armas incapacitantes no letales. Ante la polémica, las partes más controversiales fueron derogadas. La Comisión Nacional de Derechos Humanos abrió una investigación por los hechos y emitió 13 recomendaciones. Han pasado 3 años y no hay ningún detenido o procesado por la muerte de José Luis. “La justicia nunca llegó a Chalchihuapan”, dijo Elia Tamayo, al conmemorar ayer un aniversario más de la muerte de su hijo. Junto a su esposo, leyeron un informe elaborado por varias organizaciones en el cual señalan que a 3 años, el asesinato se mantiene impune y “no hay una sola persona sentenciada por lo ocurrido; de los principales responsables, Rafael Moreno Valle concluyó su periodo como gobernador del estado sin recibir ningún tipo de castigo e incluso se postula como candidato a la presidencia de México y quien comandó el operativo, Facundo Rosas, solo recibió una multa, que nunca pagó, abandonó el gobierno en medio de la sospecha y la investigación por el robo de combustible en la entidad. Ambos disfrutan de la impunidad que se vive todos los días en México”. También se dicen traicionados por la CNDH. Tres años y una familia de orígenes modestos sigue esperando justicia por una muerte que no debió ocurrir. “No perdonamos y no olvidamos”, sentencian. Queda para el registro. CONTRASEÑA: “Yo quiero ver que me gane primero” respondió Rafael Moreno Valle cuando le preguntaron si apoyaría una eventual candidatura presidencial de Margarita Zavala, ya que él nunca ha perdido una elección interna o constitucional. La exprimera dama no quiso entrarle al juego. “Le contestará en su momento” dijo ayer en el programa Mesa para Todos (MVS Radio-Presumiendo México). Con base en encuestas, asegura ver en Ricardo Anaya a un mayor rival.   Columna anterior: Permiso para placearse