Boom inmobiliario deteriora Benito Juárez

La delegación Benito Juárez es una de las más afectadas por la cantidad de desarrollos inmobiliarios y comerciales de los últimos años, los habitantes hablan de miles de departamentos en construcción. Por ello la gente ha empezado a utilizar las herramientas legales que tiene para tratar de detener este concepto urbano que rebasa los servicios e infraestructura. Ya promovieron un amparo ante tribunales federales contra el Programa General de Desarrollo Urbano (PGDU) que se encuentra en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal por no consultar a los Pueblos Indígenas y Barrios de la Ciudad; antes habían solicitado la nulidad de actos del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) para beneficiar a Green Tower. Hay ejemplos muy claros del gran negocio que se hace en Benito Juárez con la industria inmobiliaria. En el pueblo originario de Xoco y  Santa Cruz Atoyac se edifican más de 20 mil departamentos en menos de un kilómetro cuadrado. José René Rivas Valladares de la asociación de vecinos en la colonia General Pedro María Anaya explica que el desarrollo Mítikah ubicado entre Universidad y Río Churubusco edificará siete torres, una de ellas de 67 pisos y de acuerdo con los dictámenes de factibilidad les autorizaron construir 13 mil cajones de estacionamiento. Tendrán casi un millón de metros cuadrados construidos. Sacmex abrió un ducto de un pozo de agua ubicado en Agustín Gutiérrez y Prolongación Uxmal que iba directamente a Green Tower que está en Popocatépetl, obra que no iba a tener ningún beneficio para el resto de la gente que vive en la zona. Por esta situación los vecinos acudieron al Sistema de Aguas, a las secretarías de Desarrollo Urbano y Vivienda, de Movilidad, a la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial, pero las autoridades argumentaron que hay suficiente agua e infraestructura urbana para estas obras. Y los permisos continúan otorgándose. Pero en Benito Juárez, la gente ya empezó a sentir las consecuencias de estas decisiones, para empezar sufren la escasez de agua. Desde hace más de 3 años la condiciones de vida se han complicado porque los servicios públicos no pueden atender tanta demanda. Los habitantes del exclusivo complejo City Tower, cuyos departamentos cuestan entre 3 y 16 millones de pesos, tienen que pagar mensualmente 620 mil pesos en pipas de agua. Por ello ya empezaron a buscar apoyo con las asociaciones de vecinos, comenta René Rivas, porque cuando compraron la promesa era que tendrían todos los servicios. Cuando se habla de este boom inmobiliario y la gente quiere explicaciones pero sobre todo soluciones, parece que las autoridades tienen en sus manos una papa caliente y entre Seduvi, Invea, Semovi, Sacmex, la delegación Benito Juárez, se avientan la responsabilidad. El PGDU es para los próximos 14 años, el temor de la población es que fomentan construcciones desmedidas y mal planeadas, por eso hoy se presentaron dos amparos. El tema va para largo.   Columna anterior: Mercado de chácharas y de sexo

Compartir