Las culpas de Osorio

OPINIÓN

·
Recibir dos goles en siete minutos fue una cuesta muy dura de remontar. Por momentos en el segundo tiempo, aquello se convirtió en un baile. Alemania circulaba la pelota, daba toque, envolvía, mareaba a los mexicanos, y éstos apenas la veían pasar. Nada menos que 22 toques antecedieron al tercer gol teutón. El trabuco juvenil germano desaceleró en el segundo tiempo. No anotó más goles porque no quiso. Peor que rotar es inventar. El técnico colombiano tuvo las siguientes decisiones incorrectas: 1. Puso a Oswaldo Alanís como lateral, sin ser tal. 2. No llevó un medio de contención natural, pudiendo haber convocado a Jesús Molina, El Gallito Vázquez o El Burrito Hernández, que están con la escuadra alternativa que encarará la Copa Oro en Estados Unidos. 3. Improvisó con los volantes mixtos Héctor Herrera y Jonathan Dos Santos, y con ello la velocidad alemana les pasó factura. 4. Alineó a un Giovani Dos Santos desorientado. 5. Colocó a Javier Hernández por el lado izquierdo, cuando se trata de un centro delantero definidor. 6. Increíblemente dejó en la banca a Carlos Vela, que pudo haber aportado mucho en el frente ofensivo. Vela no es la panacea ni su presencia hubiera salvado a los verdes de la derrota, pero el futbol mexicano no puede darse el lujo de prescindir del mejor jugador que tiene. No meter a Vela es un inconcebible desperdicio de calidad. Surgen muchas interrogantes: ¿Por qué no llamó a un lateral izquierdo natural como Jorge Torres Nilo?, ¿por qué no utilizó a Luis Reyes como marcador por ese flanco?, ¿es momento de pensar en Rafael Márquez más como un líder moral que como un jugador de gran aportación en el terreno de juego, por muy experimentado y reconocido que sea?, ¿quién va a cuestionarlo internamente sobre sus decisiones?, ¿los federativos sabían exactamente cuál era la filosofía osoriana al contratarlo? Por contradictorio que pudiera parecer, considero que Juan Carlos Osorio debe seguir como técnico de la Selección Nacional hasta el final de la participación de México en el Mundial del año que viene. Me parece inoportuno, disparatado y hasta irrespetuoso hablar de nombres de posibles relevos del timonel sudamericano. Osorio es un buen entrenador, metódico, estudioso y capaz. Los resultados lo siguen respaldando. Digo que debe continuar pero, agárrense, el hombre no va a cambiar, será fiel a su método y seguirá con las rotaciones y quizá la habilitación de jugadores en posiciones que desconocen. Ya sabemos a qué nos atenemos en Rusia 2018.