¿Cuánto me quieres, Peña Nieto?

OPINIÓN

·
La pregunta ronda por sus cabezas, el cuestionamiento trabaja día y noche en el inconsciente de varios secretarios de estado. Es la maldita interrogante que ansía un voto, el del “dedazo” para sacudirse el lamento de los moribundos; “lo que pudo haber sido y no fue”. Ensayan el guion en caso de encontrarlo: “Señor…no, eso le quita cercanía…Enrique…no, nunca le he llamado así. Que tal; ¡Hermano! ¿Cuánto me quieres? Del otro lado probablemente llegaría un: “Mucho”. El secretario insistiría con tal de obtener más datos que le permitieran sentirse ungido. “Yo te quiero de aquí a la luna, hermano” (384, 400 km) El Señor de Los Pinos seguro devolvería: “Por qué no hasta Plutón” (50 millones de km). La escena se va a “negros”, porque cuando aparecen los números se acaba el romanticismo. Aflora la realidad. “Hechos son amores, no buenas razones”, basta analizar la historia inmediata del presidente Peña Nieto, a la hora de elegir, se desenvuelve como alumno de Charles Sanders Pierce, es un pragmático puro. Con este razonamiento los carriles para la caballada se reducen. Los reflectores se irán con los que están dando buenos resultados y en este renglón pocos tienen la fortuna de probarlo. Desde la secretaría de turismo levanta la mano Enrique de la Madrid, un funcionario atípico dentro del gabinete en funciones. Evita ser falaz, enfrenta la realidad con datos y experiencia. Se cuenta entre la minoría que sube al ring para dar la cara por su jefe, tiene buen manejo del jab verbal y emplea la creatividad cuando va hacia adelante. Se puede compartir con él un libro o una plática de café sin aspavientos. Es agradecido y orgulloso del apellido que porta, considerando que le ha dado conocimiento del quehacer político desde la infancia. El despacho que hoy le toca representar a de la Madrid, siempre fue –salvo contadas excepciones- una secretaría de “mientras”, mientras cambiaban de encargo, mientras cambiaban de embajada o mientras la desaparecían. Por eso sorprende que la atención se dirija hacia las oficinas del octavo piso en avenida Presidente Masaryk 172. Ahora Enrique de la Madrid es parte de las buenas noticias de la administración actual, el momento y su circunstancia hicieron que una chiqui-secretaría, crecieran en importancia pese a tener el menor presupuesto de la federación. La actividad del sector turismo aporta el 8.7 por ciento del PIB, integrando al segmento a poco más de nueve millones de trabajadores. El año pasado México recibió a 35 millones de turistas extranjeros, casi 50% más que en 2012, y este año se mantendrá el crecimiento del nueve por ciento con tres millones de turistas más, lo que aumenta el ingreso de divisas en un 53% de 12 mil millones de dólares a casi 20 mil millones de dólares, en la presente administración. Con estos resultados, ¿cuánto lo querrá el presidente?   Columna anterior: Puerto Vallarta tendrá hacienda con vista al mar