Vania Ávila: Preeminencia la nueva Ley de Participación Ciudadana en la Ciudad de México

OPINIÓN

·
El pasado 23 de mayo, presenté ante el pleno de la Asamblea Legislativa la iniciativa con proyecto de decreto de una nueva Ley de Participación Ciudadana para la Ciudad de México. La iniciativa de ley contiene una gran cantidad de propuestas, acumuladas durante año y medio de actividad como legisladora, y Presidenta de la Comisión de Participación Ciudadana. Las propuestas se analizaron, discutieron, y se construyeron, con el aval del Instituto Electoral, el Tribunal Electoral, la Contraloría General, pero la mayoría, como resultado de charlas e intercambio de opiniones con presidentes de consejos ciudadanos, integrantes de comités ciudadanos, representantes, y académicos de reconocidas universidades del país. En la Ciudad de México la participación ciudadana enfrenta retos y desafíos sustanciales, que afectan la gobernabilidad, la confianza de los ciudadanos y legitimidad de las autoridades locales. Con una Ley local en la materia, que a la fecha contempla 12 figuras de participación, hasta hoy se han utilizado sólo la mitad de éstas. En esta propuesta planteo un ordenamiento jurídico diferente, acorde a la realidad y a las exigencias político-democráticas de los ciudadanos en la entidad. Con ésta se busca: Dar el carácter de obligatoriedad al referéndum, cuando se obtenga la mayoría de la votación y corresponda al menos a la décima parte de los ciudadanos inscritos en la lista nominal.
Crear observatorios ciudadanos, para promover el fortalecimiento, transparencia y rendición de cuentas de los órganos de gobierno. Reconocer la figura del “barrio” y al representante barrial, fortalecer al representante y a la asamblea de manzana. Establece un capítulo relacionado al presupuesto participativo, fortaleciendo las atribuciones y faculta a las jefaturas delegacionales. Amplía el número de reconocimientos a pueblos y barrios originarios, para efectos exclusivos del presupuesto participativo. Propone reglas precisas, en torno a la red de contralorías ciudadanas. Incorpora las Unidades de Quejas y Denuncias como nuevo instrumento de participación ciudadana, y se establece en todas las dependencias de gobierno. Prevé que el Instituto Electoral en la organización, desarrollo y cómputo de los mecanismos de participación ciudadana y procesos electivos, elabore información en lenguas indígenas. Fortalece la participación ciudadana, promovida, fomentada e instrumentada por el gobierno, instituciones autónomas y universidades. Con la aprobación tanto en la Comisión, como en el pleno del proyecto de decreto que presenté, sin lugar a duda, se fortalecerá al sistema democrático en nuestra ciudad, beneficiando a la ciudadanía, y dando certidumbre en cada uno de los actos y procedimientos participativos en nuestra capital.
  *Asambleísta Movimiento Ciudadano