Haz tu denuncia aquí

Max... de lo mismo

OPINIÓN

·
La prometedora carrera de Max Verstappen no ha tenido la continuidad deseada debido a distintas circunstancias, algunas imputables a su monoplaza y otras a diversos incidentes en pista que han frenado su ascensión. Y cuando parecía que 2017 iba a ser el año de su consolidación, no ha podido brillar como quisieran sus miles de seguidores, que perciben en el joven holandés a un piloto con vitola de campeón.
La inconformidad de su padre, que hace varios días hizo ciertas declaraciones en contra del desempeño de Red Bull, aumentó el nivel de tensión entre Max y la escudería austriaca que el año pasado le dio el espaldarazo subiéndolo al RB12 del ruso Daniil Kvyat, al que enviaron a Toro Rosso, su equipo filial. Durante la conferencia de pilotos del jueves pasado en el circuito de Spielberg, Verstappen también dejó entrever su inquietud de marcharse en 2018 si surgiera la posibilidad de ir a un equipo más competitivo, que hoy día sólo podrían ser Mercedes o Ferrari.
De las nueve carreras disputadas hasta el momento, Max ha abandonado en cinco de ellas y sólo ha completado cuatro, con resultados más bien discretos, salvo el Gran Premio de China, que finalizó tercero tras haber partido desde la posición 17, toda una hazaña en la que volvió a demostrar su gran capacidad. En cambio, su compañero, el carismático Daniel Ricciardo, se ha subido a cinco podios consecutivos y tiene un magnífico balance consistente en una victoria- conseguida en Azerbaiyán-, así como cuatro terceros lugares, registrados en los circuitos de España, Mónaco, Canadá y Austria, respectivamente. De los cinco abandonos del holandés (sólo lo supera Fernando Alonso, con un total de seis), el recuento detallado es el siguiente: en Bahréin se quedó sin frenos; en España se tocó con Kimi Räikkönen; en Canadá tuvo una falla eléctrica; en Azerbaiyán se le reventó el motor, y en Aus tria arrancó tarde por un problema en el embrague, en la primera curva lo golpearon dejándolo fuera de combate. Es decir, más de lo mismo. La amargura de Verstappen quizá se haya recrudecido en las últimas horas, pues Checo Pérez ya lo superó en la clasificación de pilotos. El mexicano está en sexto lugar detrás de los dos hombres de Ferrari, los dos de Mercedes, y de Ricciardo), con un total de 50 puntos, mientras que el holandés se quedó en 45 unidades, un puesto delante de Esteban Ocon. No será fácil para Checo mantenerse arriba, ya que a pesar de la falta de fiabilidad del coche de Max, Red Bull es un equipo con un presupuesto tres veces superior al de Force India, y está obligado a devolverle la confianza a Verstappen y terminar de cuajarlo como estrella del automovilismo.
  Columna anterior: Felicidades, Seb