Haz tu denuncia aquí

¿El ocaso de la nación indispensable?

OPINIÓN

·
Hace apenas 20 años la entonces Secretaria de Estado de Bill Clinton, Madeleine Albright, afirmaba que Estados Unidos era "la nación indispensable". Hoy, eso ya no parece así. Hace apenas dos décadas EU era el eje de la economía y la política del mundo. Su presencia y su aquiescencia eran indispensables para la conclusión de acuerdos sobre libre comercio, medio ambiente o derechos humanos. Hoy, la agenda de "Estados Unidos primero" del presidente Donald Trump aparece tener un efecto contrario. Tanto que algunos, dentro y fuera de su país, lo consideran una cesión de liderazgo global o incluso una prueba de decadencia. En un video que se convirtió en "viral", tal vez porque recoge lo que cada vez más personas piensan en el resto del mundo, el editor político de la cadena de televisión australiana Australian Broadcasting Corp., Chris Uhlmann, describió a Trump en la reunión del "G-20" como "una figura incómoda, solitaria y torpe" que dejó "la firme sensación de que algunos de los líderes están tratando de encontrar la mejor manera de trabajar alrededor de él". No fue el único. De hechos varios políticos estadounidenses lo vieron así. Pero el análisis de Uhlmann fue brutal. Para el analista, Trump no mostró "ningún deseo y ninguna capacidad de liderar el mundo", entre otras cosas por ser un buscador de atención que "ladra bilis en 140 caracteres y desperdicia sus preciosos días como Presidente en guerra con las instituciones del Occidente como el poder judicial, las agencias gubernamentales independientes y la prensa libre ". Para Uhlmann, lo que se aprendió en Hamburgo es que Trump aceleró "el declive de Estados Unidos como líder global" toda vez que "logró aislar a su nación, confundir y alienar a sus aliados y disminuir" la influencia de su país. Trump y sus seguidores tal vez estén en desacuerdo con eso. Después de todo, la encuestadora Rasmussen, afín a los republicanos, aseguró que un 63% de los posibles votantes estadounidenses cree que Trump ha sido "más agresivo" que sus predecesores en impulsar los intereses de su país. Claro que la mayoría de los electores de Trump son considerados como aislacionistas en mayor o menor grado. Pero un 46% de los encuestados cree que las relaciones de Trump con otros líderes mundiales es pobre o mala, y un 36% la considera como buena o excelente. El costo puede crecer: si por peso específico Estados Unidos mantiene un papel central en el mundo, este ya busca salidas sin ellos. Europa y Japón acuerdan comercio directo sin intervención estadounidense; China propone y ejecuta la "Ruta de la Seda", que busca entre otras cosas unir al enorme continente eurasiático con una infraestructura de transportación sin influencia estadounidense; las naciones de América Latina voltean hacia el Asia y los países de la Cuenca del Pacífico -México y Canadá incluidos- buscan ahora negociar un acuerdo comercial sin la intervención de Washington.   Columna anterior: Hacia un acuerdo comercial sin Estados Unidos