Túnel Emisor Oriente, a escena

OPINIÓN

·
Dicen que en el futuro las guerras serán por conseguir agua. En México hay una guerra por el agua de lluvia, de carácter político entre el PAN y el PRI.  La semana pasada sacamos a la luz el tema del famoso y olvidado Túnel Emisor Oriente. El también conocido como “TEO” es una obra de infraestructura monumental que rivaliza con la construcción del drenaje profundo de la Ciudad de México. Este gran Túnel se ideó para drenar aguas residuales del Valle de México a través de una cavidad de 62 kilómetros de longitud, con 25 lumbreras y con destino final en la planta de tratamiento de aguas en Atotonilco, estado de Hidalgo. La magna obra inició su construcción en la administración panista de Felipe Calderón, el 13 de agosto de 2008, sin embargo, la derrota panista en 2012 y el retorno de los priistas sumieron a esta obra en el olvido, pero las inundaciones de las últimas semanas y el llamado del Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera a construir más infraestructura hidráulica, nos llevó a desempolvar el tema. El panista José Luis Luege Tamargo fue director de la Comisión Nacional del Agua al inicio de la obra, la cual debió ser entregada a finales de 2011, pero un problema en el subsuelo provocó un retraso de 2 años en la entrega y ésta se reprogramó para 2013. En entrevista con la Red, Luege aseguró que entregó en orden la obra a los priistas y los acusó de irresponsables por no terminarla como estaba previsto. En respuesta Francisco Muñiz Pereyra, Subdirector de Agua Potable, Drenaje y Saneamiento de la Conagua, dijo en derecho de réplica, que los panistas no hicieron proyecto ejecutivo alguno y que, en esas condiciones, el Túnel Emisor Oriente hubiera sido entregado en el año 2022, por lo que la llegada de la actual administración fue “providencial”, ya que entregarán el túnel concluido cuatro años antes, en 2018. El funcionario jamás explicó cómo ingenieros del IPN y la UNAM, así como el Grupo Carso, adjudicado directo, pudieron involucrarse en una obra sin “proyecto ejecutivo”. El planteamiento es a todas luces inverosímil y lo único que demuestra, son las luchas entre partidos en asuntos tan delicados como es el drenaje de agua de lluvia. Lo más dramático es que por estas omisiones, el PRI y la Conagua terminarán pagando casi 38 mil millones de pesos por el túnel, casi tres veces más de lo presupuestado en un inicio.   Corazón que sí siente Esta semana murió el maestro José Luis Cuevas y con su desaparición salieron a la luz todos los conflictos y demonios asociados a su vida y su familia. En un sondeo realizado en mi cuenta de Twitter, el 55% de los participantes dijeron no conocer su obra y el 24% no gustarle su obra. Me pregunto ¿cuántos artistas en realidad son ignorados y no son del gusto del público?   Columna anterior: Totalmente decidido