Arturo Sánchez: A un año de la elección: frentes abiertos

OPINIÓN

·
El domingo 2 de julio inició la cuenta regresiva para la jornada electoral del 2018. Será un año muy intenso en las campañas, pero no menos difícil para la construcción de los acuerdos políticos que den certeza y credibilidad al proceso. Los debates ya están a la vista, empezando por la ríspida discusión en el Consejo General del INE sobre lo que pueden y no pueden hacer los dirigentes de partidos y funcionarios públicos con los spots partidistas, en especial los que aspiran a una candidatura. El INE pospuso ese debate para perfeccionar el proyecto de acuerdo, en espera de generar mayor consenso. Adicionalmente, la agenda próxima incluye momentos de posible tensión política. Por principio, hay que esperar a que el INE termine de fiscalizar las campañas del 4 de junio, y que los tribunales confirmen o invaliden los resultados en los 4 estados. Además, el INE debe nombrar a las personalidades que integrarán los Consejos Locales del Instituto en cada entidad y tendrá que sustituir a tres consejeros de 18 órganos electorales locales que terminan sus funciones en octubre próximo. Todo esto en medio de la evaluación de lo ocurrido en las elecciones recientes y con cuestionamientos sobre la credibilidad de las elecciones. Un instrumento más en la agenda será la emisión por parte del INE del calendario del Proceso Electoral 2017-2018. Sabemos que el proceso empezará la primera semana de septiembre, pero la elección, por última vez, será el primer domingo de julio. Esto otorga al INE un mes adicional a lo acostumbrado para la organización de la elección, por lo que es necesario definir cuándo empezarán las precampañas de manera que los partidos tengan certeza al preparar sus estrategias.
El tema resulta importante para medir los tiempos que requiere la organización del frente al que están llamando algunos partidos, o para formar las coaliciones que competirán en el 2018. En todo caso, las coaliciones que resultarán de los acuerdos interpartidistas deberán registrarse 30 días antes del inicio de las precampañas, o sea, la tercera semana de noviembre, según la ley. Si, como se espera, el INE recorre el calendario un mes, las coaliciones deberán presentarse en la tercera semana de noviembre, y las precampañas empezarán a finales de diciembre. Como se puede ver, vienen semanas de intenso trabajo político, de construcción de consensos y de toma de decisiones. En este contexto, ya resulta poco sensato aspirar a que se realice una reforma electoral y se imponga la segunda vuelta. Eso habrá que discutirlo después de la elección presidencial. Hoy hay muchos frentes abiertos y lo que conviene a todos es fortalecer a las instituciones y honrar el papel que a cada quien le toca desempeñar.  
*Asociado de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tec de Monterrey