EDITORIAL: Morena, la primera fuerza en Edomex

Delfina Gómez Álvarez ganó la elección del pasado 4 de junio. Cuando se realice el cómputo oficial, cuando se atiendan las quejas de las múltiples irregularidades que se presentaron durante la jornada electoral y se computen los datos de las 18 mil 606 actas, Delfina Gómez será la próxima gobernadora de los mexiquenses. Por Luis Miguel Barbosa El pasado domingo, el Estado de México experimentó uno de los cambios más impresionantes de la historia electoral mexicana. MORENA es ahora la primera fuerza política en la entidad, en el propio Programa de Resultados Preliminares (PREP), en la votación por partidos, MORENA aparece con el 30.81% de la votación contra el 29.81% del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Si bien debe de celebrarse que existe una nueva realidad política en el Estado de México, también debe enfatizarse que se trató de una elección de Estado. Delfina Gómez enfrentó con éxito no a un candidato o a un partido, sino al poder público estatal y federal. No es una competencia equitativa cuando los integrantes de los gabinetes federal y estatal son responsables directos de los resultados de municipios y se hace un uso discrecional e ilegal de los recursos públicos. Pero no sólo eso. Delfina Gómez enfrentó y venció la guerra sucia más intensa de la historia del Estado de México. Las intimidaciones para inhibir el voto el día de la elección, son ilustrativas de lo que fue esta campaña. Después de todo esto, si el candidato del PRI, Alfredo del Mazo, aparece en primer lugar del PREP es por los votos que le suman sus alianzas con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y con el Partido Nueva Alianza. Como parte de esta nueva correlación política debe resaltarse el desplome electoral del Partido Acción Nacional (PAN) y el papel de esquirol que desempeñó el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Si bien la candidatura de Juan Zepeda fue oxígeno puro para un PRD inmerso en el escándalo y el descrédito, si bien contó con recursos ilimitados para publicidad, en esta elección este partido obtuvo su peor resultado electoral de los últimas dos elecciones. A pesar de los miles de espectaculares y de la propaganda, Juan Zepeda tuvo un porcentaje electoral menor al de Alejandro Encinas hace seis años y al de Yeidckol Polevnsky hace doce. La honradez, autenticidad, sencillez y propuestas de Delfina Gómez la convirtieron en una candidata exitosa y en una alternativa para la mayoría de la población. Durante la jornada electoral acompañé a Defina en diversos momentos. Asistí a actos de campaña y atestigüé su crecimiento como figura pública y política; la acompañé a votar y pude constatar el cariño que el pueblo le tiene. Estuve con ella cuando desde el poder se impulsaba la percepción de que Alfredo del Mazo había ganado la elección y fui testigo de su entereza y de la seguridad en su triunfo, no con la soberbia del político tradicional, sino con la fuerza que dan las convicciones y el apoyo del pueblo al que ha prometido siempre estar de su lado.   *Vicecoordinador político del PT Morena

Compartir