Haz tu denuncia aquí

El PVEM busca un mejor postor o subirle la renta de su amor al PRI

OPINIÓN

·
En el Partido Verde, de Jorge Emilio González, hay un plan en marcha para hacerle ver al PRI lo que representaría una ruptura entre ambos aliados que han vivido encantados en los últimos dos sexenios. Va un dato a bote-pronto que cantan con orgullo los amigos del llamado Niño Verde: el gobierno de Jalisco, por ejemplo, estaría en manos de Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano de no ser porque el PVEM le dio 63 mil votos a Aristóteles Sandoval, con los que el PRI pudo recuperar el poder local en 2012 después de 18 años de administraciones panistas. Y hay más estados como Colima y Coahuila en los que fungió de salvavidas. “Pero dicen los priistas que pesamos muy poco”, me dijo un integrante del partido y cercano a Jorge Emilio. “¿Es poco ser factor de triunfo o derrota?”, agregó la fuente. Son tiempos de definiciones en los partidos rumbo a la presidencial de 2018 y renovación de nueve gubernaturas y el supuesto divorcio entre PRI y PVEM está llevándose a la exposición mediática, situación que permite ver desde afuera el mercenarismo político como ocurrió entre ambas instituciones políticas en 2005, cuando Roberto Madrazo y Jorge Emilio firmaron un pacto de cara a la carrera presidencial. Y volvió a ocurrir en el proceso de 2012 en el que Peña Nieto ganó a López Obrador. Ahora el PVEM busca un mejor postor en medio del hundimiento del PRI o en su caso subirle la renta de su amor al partido en el poder. “El partido explora (ahora) las posibilidades de hablar con los demás partidos políticos. El coordinador (Carlos) Puente (del PVEM en el Senado, ha dicho que están abiertos a platicar con otros partidos”, amagó ayer su compañero Pablo Escudero, presidente del Senado. Alguien le preguntó si no es una deslealtad, dado que él es presidente del Congreso por el respaldo del PRI y porque los grupos legislativos en ambas cámaras ha crecido por la alianza. “La lealtad que debe tener el Partido Verde es con los mexicanos, no con otros partidos y el Partido Verde hace bien en platicar con otros partidos”. En el trienio de 2006-2009 el PVEM tuvo 17 diputados, en la siguiente legislatura 22, posteriormente 27 y actualmente tiene 40 diputados, claves para las reformas estructurales del presidente Peña Nieto, sin ese apoyo la energética, educativa y hacendaria no hubiesen prosperado. Al mismo tiempo el PVEM se ha beneficiado con iniciativas para mejorar los negocios familiares de los González. ¿Le conviene al PRI el divorcio o incrementarle la cuota al Niño Verde por sus mimos rumbo al 2018? ¿Por cuál apostará? GANCHO: Los coordinadores de los partidos en el Senado, incluyendo Emilio Gamboa, del PRI, le hicieron el fuchi a Pablo Escudero. Lo dejaron sólo en la inauguración de un puente para conectar dos inmuebles legislativos, el cual tuvo un costo de 2 mdp.   Columna anterior: Malgastan en remodelaciones de oficinas