Como hace 30 años

OPINIÓN

·
En 1987, la Corriente Democrática al interior del PRI, inició un movimiento para democratizar la elección de candidato a la Presidencia de la República que se disputaría al año siguiente. Esta corriente expuso a la opinión pública los graves errores en la economía durante el sexenio de Miguel de la Madrid.   La elección interna del PRI favoreció a Carlos Salinas de Gortari, Secretario de Programación y Presupuesto y con este resultado, la Corriente Democrática del PRI se separó para conformar el histórico Frente Democrático Nacional que buscó unir a varios partidos políticos con ideología de centro izquierda y competir por la Presidencia de la República en 1988.   Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez se convirtieron en los líderes de la oposición y acusaron al régimen de haber perdido el nacionalismo revolucionario y su responsabilidad social. Cuauhtémoc Cárdenas como candidato del Frente Democrático Nacional, enfrentó a la maquinaria priista en una de las contiendas electorales más cuestionadas de la historia.   Cárdenas siempre se mantuvo al frente en las preferencias, pero el anuncio de la caída del sistema por el entonces Secretario de Gobernación Manuel Bartlett Díaz -por cierto, hoy ilustre lopezobradorista- y la “voltereta” de las tendencias que favorecían a Salinas, mostraron el músculo y las prácticas que le dieron al PRI 12 años más de vida.   En este 2017 el anuncio del Frente Amplio Democrático, Gobierno de Coalición 2018, impulsado por Miguel Ángel Mancera Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y presidente en turno de la Conferencia Nacional de Gobernadores, nos hace recordar aquellos tiempos.   Al igual que hace 30 años, se hace una convocatoria para unir a las fuerzas de oposición, incluido el Partido Acción Nacional, para evitar que el Revolucionario Institucional gane la elección presidencial de 2018.   En 1988 no había duda de que el impulsor de aquel Frente Democrático Nacional, Cuauhtémoc Cárdenas, fuera el candidato presidencial. Hoy el impulsor del Frente Amplio Democrático, Miguel Ángel Mancera, propone que el Frente sea un movimiento sin protagonismos, en donde los partidos políticos convocados sean un vehículo para las propuestas ciudadanas; dijo estar dispuesto a encabezar el proyecto si así se lo pide la ciudadanía. Ahora sólo falta convencer a todas las fuerzas de que Mancera sea el ungido; casi nada.   Corazón que sí siente Al interior del PRD se incrementan las sospechas de los nexos entre Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz y Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena. Una colaboradora de Miguel Barbosa habría tenido contacto con Duarte y por ello, los perredistas aseguran que fluyó el dinero desde Veracruz hasta los bolsillos de López. Ante la acusación, en Morena hay silencio.   Columna anterior: Se fue Ríos Garza