Mancera al final se suma al frente

OPINIÓN

·
Líderes de la mayoría de las corrientes del PRD se reunieron el sábado con el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera para informarle que al día siguiente presentarían el Frente Amplio Democrático. Así que era su decisión sumarse o no. Ahí estaban los representantes de Nueva Izquierda, Foro Nuevo Sol, Galileos, Alternativa Democrática Nacional y una parte de Vanguardia Progresista, para invitar a Mancera a sumarse, porque los otros gobernadores Silvano Aureoles, Graco Ramírez y Arturo Núñez ya habían confirmado su asistencia a la reunión del Comité Ejecutivo Nacional. La mayoría de las corrientes perredistas estaban juntas en la propuesta del Frente, así que el jefe de gobierno tuvo que aceptar. La finalidad es construir un gobierno de coalición, lo cual le reduce las posibilidades de ser el candidato a la Presidencia. Por la noche continuaron las reuniones, para tratar de convencer a la corriente de René Bejarano IDN, pero no lo lograron, la interlocutora a esas alturas era Dolores Padierna. Tampoco quiso sumarse Movimiento de Izquierda que aglutina a varias expresiones pequeñas y cuadros donde están Carlos Sotelo, Pablo Gómez y Leonel Godoy. Desde hace cinco meses un grupo de perredistas de Nueva Izquierda empezaron a construir la propuesta, se reunieron con actores políticos de todos los partidos, no sólo con los panistas, con algunos gobernadores, con intelectuales y sus grupos, con aspirantes independientes, incluso con Cuauhtémoc Cárdenas para convencerlos de crear un frente más allá de los partidos. En la medida que se consolidaba la propuesta otras corrientes perredistas se sumaban al proyecto; Foro Nuevo Sol y Galileos fueron los primeros; los más resistentes eran ADN de Héctor Bautista y Vanguardia Progresista encabezada por Héctor Serrano. De hecho estos últimos estuvieron haciendo ajustes a la redacción del documento final antes de darlo a conocer públicamente: uno de los conceptos que quitaron fue el de “aliados estratégicos”. Vanguardia Progresista ha sido el respaldo de Mancera al interior del PRD, y de los dos votos que tiene en el Comité Ejecutivo Nacional, uno fue abstención de Susana Alanís ante la propuesta del Frente. El valor que quieren destacar los impulsores de esta propuesta es que los candidatos a la Presidencia, a la Jefatura de Gobierno y a las candidaturas pueden ser ciudadanos, apartidistas, provenientes de la sociedad civil. Ante el desgaste y el descrédito de los partidos pudiera convertirse en una alternativa real. En la medida que públicamente se incorporen personajes se dimensionará la fuerza con que lleguen a las elecciones del 2018, entonces quizá sea cuando a Morena les interese esta convocatoria. Al parecer esta conformación del Frente redimensionará al interior del PRD el papel de Nueva Izquierda, mejor conocida como Los Chuchos, mientras que la expresión de Bejarano cada día se ve más cerca de Morena.   Columna anterior: Inseguridad, talón de Aquiles de Mancera