Nos queda a deber la TV de paga

Hace cuatro años se aprobó una reforma constitucional en materia de telecomunicaciones para que usted tuviera servicios de telefonía e Internet más baratos, pero ni la autoridad ni las empresas le han cumplido en televisión de paga. A pasar de la reforma, en tres años y medio el servicio de TV de paga se ha incrementado 5.2 por ciento. En cambio, casi todos los demás servicios han bajado sus precios. En 42 meses el Internet se incrementó 1 por ciento, pero a cambio ha recibido más velocidad. En junio de 2013 recibía en promedio una velocidad de descarga de Internet de 3.5 Mbps, pero en diciembre de 2016 alcanzó 7 Mbps (Akamai). Es decir, en tres años y medio la velocidad de su Internet se duplicó, algo que usted valora mucho aunque siga pagando lo mismo que hace cuatro años. Los mayores beneficios para su bolsillo han sido en telefonía móvil; la reducción de tarifas ha sido de 40.3 por ciento en 3.5 años. La explicación es porque entró AT&T al mercado, compró Iusacell y Nextel, invirtió tres mil millones de dólares y lanzó ofertas y planes comerciales atractivos que obligó a sus competidores a bajar los precios. Ahora recibe más minutos, SMS y megas de todos los operadores por menos dinero. Además, desapareció la larga distancia nacional; a usted ya no le cuesta más hacer una llamada a otra ciudad del país y se cobra como si fuera local. Lo más seguro es que tenga minutos incluidos o ilimitados. Por si fuera poco, la larga distancia Internacional también se abarató. Comunicarse con sus familiares o clientes del otro lado de la frontera le cuesta 43 por ciento menos. La telefonía fija también es más económica 4.6 por ciento; llamar a un número móvil cuesta lo mismo que llamar a uno fijo. Ahora ya no cuenta los minutos y habla con tranquilidad. Los operadores de TV de paga dicen que el incremento de sus tarifas se debe al alza del dólar porque los contenidos que transmiten se cotizan en esa divisa. Pero toda la tecnología se valora en dólares, las telefónicas fijas y móviles han invertido mucho más que la TV de paga, las tarifas de telefonía realmente han disminuido y el peso mexicano se está recuperando frente al dólar. La causa real es que no existe suficiente competencia en TV de paga y por eso sus principales proveedores no tienen presión que los obligue a bajar sus precios. Grupo Televisa posee 61 por ciento del total de suscripciones de TV de paga. Si cuando AT&T incursionó en el mercado inalámbrico bajaron las tarifas de telefonía móvil, es de esperar que un nuevo competidor en TV de paga también provoque ese efecto. ¿Falló la reforma, la autoridad o las empresas de TV de paga? Gasolina, gas LP, alimentos y televisión por cable son los productos y servicios que más han subido de precio en 2017. ¿Le parece justo?   Columna anterior: Robots-policía

Compartir