Mancera, ¿se va o se queda?

OPINIÓN

·
La puerta que se abrió con la posible alianza entre los partidos de la Revolución Democrática y Acción Nacional para las elecciones del 2018 ha frenado las aspiraciones presidenciales del jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. El cambio de señales ya se resiente en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento. La semana pasada en el primer círculo de la Jefatura de Gobierno corrió la versión de que Mancera Espinosa ya no renunciaba a mediados de septiembre como se esperaba, y tendría que revisar el abanico de posibilidades en otro cargo de elección popular o en el próximo gabinete federal. El escenario cambió para muchos aspirantes cuando las dirigencias nacionales del PRD y del PAN medio decían, medio confirmaban, medio presentaban una alianza electoral para el futuro. En la clase política se entendió como suma de fuerzas para la disputa por la Presidencia de la República y por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. En el PRD no sólo el jefe de gobierno quiere la candidatura presidencial, también aspiran los gobernadores de Morelos, Graco Ramírez y de Michoacán, Silvano Aureoles; pero ninguno de los tres se destaca en los sondeos de opinión para ser un competidor real ante Andrés Manuel López Obrador o el abanderado del PRI, que contará con el respaldo desde el gobierno federal. Con la posible alianza entre PRD y PAN, los azules encabezarían la candidatura a las Presidencia, mientras los amarillos postularían al abanderado en la Jefatura de Gobierno. Entonces a Mancera Espinosa le quedaría amarrar una postulación al Senado, seguramente por la vía plurinominal, para asegurar la sobrevivencia política y también gozar del fuero, que muchos ex gobernantes buscan. La “conveniencia de un frente amplio opositor” de la que hablaron públicamente a fines de mayo los dirigentes nacionales del PRD, Alejandra Barrales y del PAN, Ricardo Anaya, es un escenario que ya se revisaba en distintos espacios. Por eso en Acción Nacional ni siquiera se han movido las aguas para manejar a un posible candidato en la Ciudad de México. El PAN está a la espera, su hombre fuerte en la ciudad Jorge Romero está concentrado en la postulación de Ricardo Anaya a la Presidencia de la República, además de que los azules son hoy la tercera fuerza política de la capital. En cada proceso electoral reducen su presencia, por ejemplo en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal actualmente cuentan con 10 diputados locales, en la VI Legislatura eran 13 y en la V Legislatura 15. Para que prospere la alianza o frente amplio aún falta, diversas corrientes internas han expresado su rechazo o su escepticismo, pero el tema esta abierto. Algunos consideran que colocaría a los dos partidos en posibilidades reales de competencia, para otros es la sobrevivencia, algunos más quieren espera un nuevo guiño de Morena. Mientras tanto Mancera revisa sus escenarios.   Columna anterior: Descoordinación en el gobierno por la Línea 7