Haz tu denuncia aquí

La batalla del tequila en Sudamérica

OPINIÓN

·
El mercado sudamericano no ha sido fácil para la industria tequilera, misma que produjo 273 millones de litros el año pasado, debido a que no todos los países han querido reconocer la Denominación de Origen del Tequila (DOT). Si bien las ventas en esa región no van nada mal, podrían ir mejor dada la cercanía cultural con esos mercados. Colombia, Brasil y Chile integran el top tres de consumo en un área donde Argentina ha sido el país más renuente a llegar a un acuerdo de reconocimiento de la DOT con esta industria 100% mexicana. La reciente destrucción de tequila apócrifo en Chile es solo un ejemplo de la competencia desleal en el sur del continente. Resulta que en 2015, desde el Consejo Regulador del Tequila liderado por Ramón González, notaron una constante baja en las ventas del producto en ese país, pues marcas apócrifas se estaban quedando con el mercado. En 2014, las exportaciones a Chile tuvieron su pico más alto, al alcanzar 974 mil 115 litros. Sin embargo, a partir de ese año el declive fue notable. En 2015, las exportaciones apenas fueron de 666 mil 405 litros, y en 2016, de 626 mil, por lo que las alertas se dispararon. Esta circunstancia se agravó en 2017, pues a noviembre las exportaciones no llegaban ni a 500 mil litros. A principios de este año, un cargamento de tequila apócrifo fue inmovilizado por la Aduana chilena. A partir de allí las investigaciones requirieron 9 meses hasta finalizar con la destrucción del producto. El contar desde 2012 con el reconocimiento de Chile a la DOT ayudó a la incautación y será crucial para que la industria tequilera pueda recuperar mercado perdido. La detección de 11 mil 340 litros del producto Agave Spirit no solo es un “hasta aquí” a la industria desleal, sino que permitirá que auténtico tequila ingrese a Chile y beneficie a una cadena productiva mexicana de la cual dependen más de 70 mil familias, lo cual en sí es ya una batalla ganada. Cash Aguas locas. Hablando de alcoholes ilegales, y dado que en esta época del año aumenta el consumo, de acuerdo con la Comisión para la Industria de Vinos y Licores del Senado, 4 de cada 10 botellas de bebidas alcohólicas que se consumen en México son adulteradas y pueden provocar fuertes dolores de cabeza, mareos, nerviosismo, resaca intensa y ¡hasta ceguera! En promedio, la Cofepris incauta un millón 61,499 litros por año, siendo el Estado de México, Veracruz y Jalisco los estados con mayor incidencia de este delito. Ante ello, existe un proyecto de ley del senador Salvador López Brito que propone adicionar un artículo 220 Bis y reforma el artículo 464 de la Ley General de Salud, con el fin de impulsar la denuncia anónima a través de Cofepris sobre establecimientos que vendan alcohol adulterado, además de endurecer penalidades a quienes comercialicen estos productos. ¿Pasará?   Columna anterior: Desaladoras en el sur