Haz tu denuncia aquí

Mundo Imperial por 10 mil habitaciones en Acapulco

OPINIÓN

·
Si hay algo que transpira Juan Antonio Hernández cuando se le provoca para hablar de sus planes en Acapulco, es pasión. Incluso se llega a apreciar cómo se conmueve cuando aborda el tema. Su pasión está en Acapulco (y en Hidalgo), refiere, y sus inversiones ahí no pararán. Ese destino turístico será otro en cinco años. La meta es diciembre de 2022. Acapulco será nuevo, moderno, asequible para un gran público. La renovación será particularmente notoria en las zonas de Puerto Marqués y Punta Diamante. Y esto no ocurrirá gracias al gobierno federal; a un gobierno local; ni a uno municipal. Esto se logrará gracias a un empresario que lo único que le inspira es “devolverle a México” lo que ha obtenido en sus negocios. ¿De dónde saldrá todo el dinero para este relanzamiento? De su imperio de venta de autos. Cada año, Juan Antonio factura alrededor de Dlls. $ 1 mil 500 millones en autos nuevos en todo el país. Si estuviera en EUA, su grupo Autofin calificaría como una de las empresas de venta de autos más grandes de ese país. Es el mayor de América Latina. “El Plan Maestro persigue que de 2 mil 250 llaves que hoy ofrecemos en nuestros tres hoteles, ofrezcamos 10 mil en el año 2022 (…) Las 160 hectáreas que poseemos en el complejo Princess-Pierre nos permitirán ubicarlas estratégicamente y sin que se vea saturado”. El plan de Juan Antonio tiene dos verticales, una de experiencias extremas, como la tirolesa gigante que puso sobre la bahía de Puerto Marqués —que obtuvo un récord Guinness—, y otras que vendrán, incluidos un “tobogán húmedo donde viajas a 100 km/hr en una cápsula transparente; y una zona de escalamiento que esperamos que sea la más alta del mundo”. La otra vertical será el Hospital Princess, un complejo médico que buscará tener prestigio nacional e internacional dedicado notoriamente a la atención de adultos mayores. Este hospital entrará en funciones a finales del próximo año. Agrada de Juan Antonio que no tiene filtros para revelar la pasión con la que quiere empujar la evolución del país. Su énfasis público no está en el EBITDA o en el valor de capitalización; sino en los atributos con los que imagina los cambios, tanto en Acapulco, como en Hidalgo. Dijo también, por ejemplo, que a la altura de Tequesquitengo, Morelos, instalará parte de las experiencias que se habrán de vivir en Acapulco: la gente podrá hacer el registro de entrada a Mundo Imperial desde ahí, subir a un autobús, y ser transportado a su habitación en el mar, donde hallará sus maletas en la habitación, así como un ruiseñor para alegrarle la vida. SAT y BANCOS sobre EVASORES Ya no hay mucho hacia dónde hacerse, me dice un banquero. Lo que lograron evadir ya fue mucho. Si lo quieren seguir haciendo deberán llevar su dinero a Venezuela o algún país africano… Es un triunfo del SAT.  

Columna anterior: México juega fut con 12 en el equipo