Haz tu denuncia aquí

'Temo” resucita

OPINIÓN

·
En pleno día de los difuntos chiquitos, el presidente provisional del PRI capitalino, Eruviel Ávila, le dio respiración de boca a boca a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y lo “resucitó”, políticamente hablando, al designarlo Vocal del tricolor en la “City”, rumbo a las elecciones del 2018.
No estaba muerto, andaba de parranda, quiso decir “Temo” el miércoles a sus seguidores, a quienes les hizo saber: “Nunca me fui, tengo mis derechos constitucionales; soy un ciudadano como ustedes.” Y mandó el siguiente mensaje: “No me descarto ni me encarto para nada…”  O sea.
“Cuauhtémoc Gutiérrez ha desplegado durante muchos años una presencia política personal y grupal que, para nosotros, no sólo es respetable sino importante.   Y un partido no podrá ser totalmente incluyente si no respeta a todos quienes han entregado horas e intelecto al partido… es un reto encontrar la forma de diferenciar el trabajo político de muchos priistas capitalinos que han entregado su tiempo durante muchos años y que incluso nos han ayudado a ganar espacios. Así se expresó César “Patek Philippe” Camacho --hace tres años--, de Cuauhtémoc, después de su fallido intento de “entambarlo”.
Para quienes lo hayan olvidado, en 2014 los mismos priistas acusaron al señor Gutiérrez de dirigir una red de trata de personas que operaba al interior del PRI capitalino.  En aquel entonces, Camacho le recitó el  requiestcat in pace,  pero no había pasado el novenario cuando  lo resucitó. Te perdonamos, “Temo”; discúlpanos por toda la inmundicia que te aventamos, pero tú mejor que nadie sabes que así es la política, pareció decirle César, quien en aquel entonces era el dirigente nacional del tricolor.
¿Por qué lo resucitaron? Preguntaron los analistas bisoños en aquel entonces. A lo que los observadores respondieron: Es obvio que los neopriistas del siglo XXI ya se dieron cuenta que si no quieren hacer el ridículo en las elecciones intermedias de 2015 tendrán que echar mano de todos los recursos “políticos” a su alcance: los ortodoxos y los heterodoxos; los legales y los ilegales; los legítimos y los ilegítimos; los morales y los inmorales, etc.   Si no actúan así, se los va a llevar el tren y el PRI seguirá siendo una presencia fantasmal en la Ciudad de México. Sin embargo, en esa elección el tricolor no hizo gran cosa en la “City”.
En julio del 2015, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) determinó no ejercer acción penal en contra de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, y desde ese entonces éste se dedicó a “limpiar su imagen”, y milagrosamente lo consiguió.
Era de esperarse que ante un proceso electoral tan importante para el presidente Enrique Peña Nieto, como el del 2018, los priistas no se anduvieran con sutilezas y les hicieran el feo a alquimistas electorales con capacidad de convocatoria y de movilización de posibles votantes, nada más porque supuestamente dirigía redes de prostitución disfrazadas de “servicios institucionales de señoritas edecanes”.
¿Error o acierto de Eruviel Ávila resucitar nuevamente  a Gutiérrez de la Torre?  Preguntan los perplejos. ¡Por supuesto que es un error, pero el que no sabe es como el que no conoce! Responden los indignados.