Haz tu denuncia aquí

La batalla por la reconstrucción

OPINIÓN

·
La polarización en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) está en su punto más alto entre morenistas y perredistas, por la tragedia del sismo y su impacto en las elecciones del 2018. En medio de esta confrontación, se aprobó la ley de reconstrucción. El viernes 24 de noviembre, pasadas las 9 de la noche después de tantos jaloneos y tomas de tribuna fue aprobada la Ley del Programa para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de la Ciudad de México, lo cual permite que se cumplan los plazos establecidos por Miguel Ángel Mancera, quien encargó a Ricardo Becerra, comisionado para la reconstrucción el programa de acción un mes después de su nombramiento, es decir este 26 de noviembre. Hay diversas opiniones sobre la nueva ley, la principal crítica es que mantuvieron la propuesta de incrementar las edificaciones un 35 por ciento en inmuebles afectados. Con estas disposiciones no se necesita la unanimidad de los propietarios, ni tres cuartas partes, el 51 por ciento puede decidir que se hagan más departamentos con la idea de financiar los otros. Al revisar el documento, despierta suspicacias lo referente al Fondo de Reconstrucción, porque los recursos públicos y privados de apoyo nacional e internacional parece que cayeron en un hoyo negro. Resulta que van a ser administrados por la Secretaría de Finanzas, pero será la Comisión de Gobierno de la ALDF que encabeza actualmente el diputado Leonel Luna la que supervise, vigile y proponga el ejercicio de esos recursos, de acuerdo con los artículos 109 y 110 de la ley. Y cada mes el comisionado Ricardo Becerra deberá entregar a la Comisión de Gobierno un informe sobre la erogación y destino de los gastos que serán auditados “después”, no queda claro cuándo termina ese después; luego se presentará la información en la tan criticada Plataforma Mx, para que todos los interesados sepan a donde fueron a parar los recursos. Con mucha secrecía trabajó el presidente de la Comisión de Gobierno esta iniciativa, pero ante la presión de algunas legisladoras del PAN y del PRI empezó a soltar información, al final avalaron la propuesta. Llama la atención que al comisionado para la reconstrucción la Asamblea Legislativa no lo convocaran a los trabajos cuando estuvo listo el dictamen de la iniciativa de ley. Incluso Leonel Luna con diversos integrantes del gabinete se llegó a reunir con damnificados el pasado 9 de noviembre, Ricardo Becerra tampoco no estuvo convocado. Los diputados de Morena que hicieron críticas al dictamen una vez más se quedaron al margen. La decisión que tomaron al inicio de esta legislatura de no participar en los trabajos de comisiones le facilitó al bloque del PRD, PAN, PRI y chiquillada, nulificarlos, incluso no se cansan de echarles en cara en cada sesión que cobran y no hacen nada. En toda esta batalla los damnificados quedaron en medio.   Columna anterior: Aspiraciones panistas acotadas