Haz tu denuncia aquí

Elucubraciones rumbo al 2018

OPINIÓN

·
Muchos, priistas, panistas y hasta perredistas, esperan que en cualquier momento se dé la unción de José Antonio Meade como el abanderado del tricolor a la Presidencia y, derivado de eso, se genere una cascada de reacomodos.   Los que dicen que saben, calculan y especulan que su lugar podría ser ocupado por el director de Pemex, José Antonio González, o por alguno de los subsecretarios de Hacienda como Vanessa Rubio, Miguel Messmacher o Fernando Galindo Favela.   Todos tienen posibilidades, aunque algunos podrían estar apuntando hacía otra cartera, como Messmacher y González Anaya, a quienes se les menciona también para relevar a Agustín Carstens en el Banco de México, cuya gestión concluye en 10 días.   También ven con posibilidades al subgobernador Alejandro Díaz y hasta a Luis Videgaray. Pero más allá de los nombres, todos tienen algo en común: son gente cercana a Meade.   Vanessa Rubio, por ejemplo, ha ocupado tres subsecretarias: Relaciones Exteriores, Sedesol y Hacienda; mientras que Messmacher ha tenido un desempeño notable como subsecretario de Ingresos.   Fernando Galindo, a su vez, es de toda la confianza del presidente Enrique Peña, a quien acompaña desde que comenzó su administración en el Edomex, y ha sacado adelante todos los Presupuestos del actual gobierno federal. Pero, además, es quien lleva las relaciones con gobernadores, alcaldes y legisladores de todos los partidos.   Muchos no lo sabían, pero es uno de los funcionarios más cercanos y consentidos tanto de Luis Videgaray como de Meade quien, por cierto, encabezó su examen profesional en el ITAM hace casi quince años y fue quien lo impulsó en el Edomex, después de haberlo fogueado en el IPAB.   Y si nos atenemos a estas referencias, González Anaya bien podrían continuar al frente de Pemex, para no abrirle un boquete a la paraestatal más importante del mundo.   Aunque hay quienes dicen también que Enrique Ochoa podría dejar la presidencia del PRI para trasladarse a la Torre ubicada en Marina Nacional, dada su experiencia en la CFE y en la Subsecretaria de Hidrocarburos en Energía.   Pero si Peña Nieto y el candidato presidencial deciden que Ochoa siga al frente del PRI, pues el michoacano estaría más que apuntado para ser candidato a Senador, con posibilidades de convertirse en el líder del tricolor en la Cámara alta.   Y en este juego de movimientos, hay quienes plantean que, si Miguel Ángel Osorio Chong no se convierte en candidato presidencial, podría ser el dirigente nacional del PRI, con muchas posibilidades también de convertirse en senador y coordinador parlamentario.   El lugar de Osorio, en el antiguo Palacio de Cobián, podría ser ocupado a su vez por los subsecretarios Roberto Campa o René Juárez.   Todos estos personajes forman parte de la lista de nombres que estarán danzando en los próximos días, previo a la designación de candidatos formales. Pero hoy, como diría el lugar común, la moneda está en el aire.   ***   Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Padece usted de especulación precoz...”   Columna anterior: El caballo de Troya en la ALDF