Haz tu denuncia aquí

¿Ante una nueva realidad mundial?

OPINIÓN

·
Para los expertos en geopolítica, el viaje del presidente Donald Trump por Asia fue histórico en por lo menos un sentido: terminó por ser un reconocimiento estadounidense del surgimiento de China como potencia. De hecho Ian Bremer, director del Eurasia Group y uno de los más conocidos analistas de riesgo en la actualidad, consideró que "Asia solía ser una conversación sobre cómo jugar entre Estados Unidos y China, ahora se trata más de cómo reaccionar y adaptarse a Beijing". Un día después de su regreso a Washington, el miércoles, Trump declaró que su viaje de 12 días por Asia había sido "histórico". Pero un texto de David Ignatius, un columnista político de The Washington Post, lo colocó en un terreno distinto: "el presidente raramente explicó los detalles de la política de EU. En cambio, principalmente pidió ayuda a otros líderes, alabó sus virtudes y abrazó sus cosmovisiones". De acuerdo con Ignatius, la actitud de Trump "puede indicar un ajuste de EU al aumento del poder chino, más el deseo de borrar diferencias con una Rusia beligerante, con pocos avances de seguridad evidentes para EU". Puede ser un reconocimiento de la realidad, pero Richard Javad Heydarian, especialista filipino ex catedrático de la Universidad de LaSalle y el Ateneo de Manila, puso de relieve la situación: "la erosión precipitada de décadas de hegemonía estadounidense en la región ha sido dolorosamente evidente". El reto va mas allá. EU enfrenta ahora una alianza sino-rusa que abarca el continente eurasiático y que puede producir importantes reacomodos y un nuevo juego geopolítico para el que Washington y sus políticos pueden no estar preparados, y menos con la retórica de Trump. El surgimiento chino no es nuevo, ni mucho menos. Su nueva influencia es producto de su poderío económico, pero según Heydarian, "también es el subproducto del impacto devastador de la presidencia de Trump sobre la posición estadounidense en Asia". El neo-aislacionismo de Trump, sus ataques al orden internacional liberal, su abandono del TPP, "han dejado colectivamente aislado a EU, incluso de algunos de sus aliados más cercanos". De hecho la organización Stratfor, de análisis estratégico internacional, advirtió por su parte que Estados Unidos puede no estar preparado para la nueva situación. "Para estar preparado, Washington debería recalibrar su estrategia", señaló. "En un mundo en el que muchas grandes potencias no están comprometidas y tienen grandes grados de libertad, herramientas como las intervenciones militares abiertas, las sanciones unilaterales, la extraterritorialidad y la hostilidad al comercio probablemente arrojarán rendimientos decrecientes. "En comparación, la incentivación, la integración, la innovación y el establecimiento hábil de la agenda pueden ser opciones más inteligentes y efectivas", indicó el análisis de Stratfor. Sólo falta que el gobierno estadounidense se dé por enterado.