Haz tu denuncia aquí

Demetrio Sodi: Comentocracia

OPINIÓN

·
En el último informe del PNUD -Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo- sobre la democracia en América Latina, más de la mitad de la gente prefiere un gobierno autoritario que dé resultados, a un gobierno democrático. La culpa, según la opinión de la gente, es de la clase política. Dante Caputto, politólogo argentino y director de uno de estos estudios señala al respecto: “La construcción democrática se plasma a través de la política. Este informe no es benévolo a la hora mostrar la gravedad de la crisis política y los políticos. Pero estos políticos son los que han dado las luchas, los que han optado entre costos, los que han pagado con su prestigio u honor sus defectos o faltas. No tienen la pureza de quienes sólo asumen el riesgo de opinar”. “Muchos tienen la sencilla valentía en un escenario donde, las más de las veces, lo que se confronta no son grandes ideas, sino pasiones y miseria. Algunos temen y abandonan, otros cometen errores y de una u otra manera pagan por ellos, PERO UNA MAYORÍA HACE ALGO MÁS QUE OPINAR DE CÓMO DEBERÍAN SER HECHAS LAS COSAS”. Siempre he creído que hay similitud entre los comentaristas deportivos y los comentaristas políticos: ambos son buenos para criticar, pero serían incapaces de meterse a la cancha. Es rarísimo ver a algún comentarista o “analista” político hablar bien del Congreso, los legisladores, los funcionarios o de cualquier institución del Estado, si no les pagan para hacerlo. No se dan cuenta de que con sus comentarios están vulnerando nuestra democracia y dando la razón a aquellos que piensan que estas instituciones deben irse al diablo. Es fácil ver los toros desde la barrera o la política desde un micrófono o una columna periodística, pero difícil es estar en la vida pública y aguantar críticas, la mayoría infundadas. Si bien es cierto que hay políticos que abusan de sus puestos para enriquecerse, también hay muchos que hemos sacrificado ingresos y oportunidades por estar en la vida pública con el objetivo de trabajar por la gente y el país. En mis 35 años de vida pública conocí a políticos y funcionarios deshonestos, pero a muchos más comprometidos con el país y decididos a seguir, a pesar de las críticas y la incertidumbre política y económica. Los medios de comunicación, comunicadores y analistas políticos jugaron un papel fundamental en la transición democrática del país, desgraciadamente ahora, muchos de ellos se han convertido en una comentocracia que pretende convertirse en la conciencia política nacional y para lograrlo están dedicados a desprestigiar las instituciones y a cualquiera que tenga el valor de participar en la vida política. El que el Congreso y los legisladores estén en el último lugar en la opinión de la gente es responsabilidad en mucho de los medios de comunicación, que sólo destacan lo negativo y debe preocuparnos a todos porque el siguiente paso puede ser un golpe de Estado de facto como el que se ha dado recientemente en otros países latinoamericanos. No propongo que los comentaristas y analistas dejen de criticar, pero sí que sean más responsables con la forma en que manejan la información y con las consecuencias que puede tener para el país y para nuestra vida democrática el rechazo a nuestras instituciones.   *ASPIRANTE INDEPENDIENTE A LA DELEGACIÓN MIGUEL HIDALGO