Haz tu denuncia aquí

Nashieli a prueba

OPINIÓN

·
El encontronazo entre diputados de Morena con el resto de las bancadas en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), que terminó con rasguños, mordidas, la toma de tribuna y la destitución de Flor Ivone Morales como presidenta de la Mesa Directiva, pone a prueba a la nueva titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Nashieli Ramírez. Esta será la primera parada para demostrar su independencia o sus compromisos. La diputada de Morena, Flor Ivone Morales acompañada por su coordinador César Cravioto, acudió a la CDHDF y presentó una denuncia por violencia política de género que sufrió por parte de los legisladores Ivan Texta, Mauricio Toledo y Leonel Luna, luego de que fuera destituida como presidenta de la Mesa Directiva de la ALDF. La sesión del pasado martes fue ríspida y complicada, pero ese mismo 7 de noviembre cuando las cosas aún estaban tranquilas, tomó protesta con el voto de todos los grupos parlamentarios Nashieli Ramírez Hernández como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos para los próximos cuatro años. La diputada morenista Flor Ivone Morales fue electa presidenta para conducir los trabajos legislativos durante el mes de noviembre, pero muy poquito le duró el gusto, su falta de conocimiento de la práctica parlamentaria hizo que se le fuera de las manos la sesión, le desaparecieron documentos y no podía argumentar la defensa de sus decisiones. Colmilludos, los perredistas Ivan Texta y Mauricio Toledo solicitaron la destitución de la presidenta por violaciones a la Ley Orgánica de la Asamblea Legislativa y el Reglamento para el Gobierno Interior. En medio del escándalo y la toma de tribuna de los diputados de Morena, la aún presidenta Flor Ivone Morales anunció un receso, pero a las 15:25 horas decretó que se levantaba la sesión. Ignoraron la decisión y desde las curules con la vicepresidenta perredista Rebeca Peralta reiniciaron la sesión, votaron la destitución, eligieron a Fernando Zárate del PVEM y desahogaron la orden del día. Nashieli Ramírez apenas se ha sentado en la silla como presidenta de la CDHDF y tendrá que resolver esta denuncia; la situación no es muy sencilla pues de los 12 aspirantes al cargo de ombudsperson de la capital, los legisladores de Morena sólo apoyaron la postulación de ella por su vínculo con las organizaciones y el apoyo de Emilio Álvarez Icaza. El nombramiento del titular de la CDHDF se complicó primero porque en el gobierno y en la ALDF no traían la misma candidatura; después la presión de las organizaciones no gubernamentales con quienes el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera no quería un enfrentamiento sobre todo cuando está a días de irse, todo ello fortaleció a Nashieli Ramírez. Así que Ramírez Hernández está entre la espada y la pared, o sea entre PRD y Morena, a ver cómo sale de esta prueba. Columna anterior: Y el dinero para la reconstrucción