Haz tu denuncia aquí

Monreal de Troya

OPINIÓN

·
Andrés Manuel no tuvo tiempo. Después de casi medio año de distancia y frío, apenas aceptó platicar con Ricardo Monreal en un trayecto de carretera entre Querétaro y San Luis Potosí. Y si dicen que en la política la forma es fondo, cuando hablamos de López Obrador todo es fondo. Nadie medianamente enterado tiene duda de la importancia estratégica de Ricardo Monreal en la estructura de Morena. El expriista, experredista, expetista y hoy morenista se las sabe de todas todas. Por eso se encendieron los focos rojos cuando Monreal prácticamente rompió con AMLO, luego de los resultados de la encuesta que lo marginó de la candidatura a Jefe de Gobierno. Monreal era garantía del primer triunfo electoral de Morena, y ¡qué mejor que en la capital de país! Aun así, López Obrador se sintió lo suficientemente fuerte para ganar la Ciudad de México sin importar quién fuera el candidato. Ricardo Monreal tomó distancia y tiempo para reflexionar su futuro. Resistió los coqueteos del Frente Ciudadano por México, del PRI y de otros partidos que de inmediato aquilataron el capital político que el líder de Morena desdeñó. Se agazapó y esperó como los viejos depredadores. No cedió a la vanidad, ni al orgullo. Después de las primeras señales de reconciliación, López Obrador reconoció que no se haya alineado a la mafia del poder. También dejó pasar los tiempos para buscar una candidatura independiente. Varias preguntas quedan en el aire ¿Qué quiere Monreal?, ¿cuál será su siguiente movimiento?, ¿realmente lo convenció AMLO?, ¿a cambio de qué? Solo él puede decirnos si la reconciliación se dio. Solo él puede decirnos si López Obrador lo convenció y en qué quedaron. El tiempo y las acciones o inacciones de Monreal nos lo confirmará. Lo cierto es que hay quienes, dentro de Morena, hoy ven a Monreal como el Caballo de Troya. BON APPÉTIT Me encantan las mujeres del norte por claras, valientes, entronas. No tienen dobleces, ni se andan por las ramas. Célida Teresa López Cárdenas, diputada local del PAN, electa por mayoría por el segundo distrito en Sonora, grabó un duro mensaje dirigido a Ricardo Anaya, presidente de Acción Nacional. Aunque aprovechó el video para presentarse, estoy seguro que Anaya no la olvidará. Le anuncia su decisión de renunciar al PAN. Critica a Anaya por no darse el tiempo de conocer a sus diputados locales. Lo acusa de estar destruyendo al PAN para ser candidato presidencial. “Yo te lo aseguro, yo no voy a ser candidata al Senado por el PAN, pero tú tampoco vas a ser Presidente de la República”. “Te has dedicado a destruir al PAN. Te es más fácil abrirle la puerta a otras partidos que arreglar tu casa”. “Tienes un desorden, tu casa está incendiada”. “Yo no puedo desearte éxito, porque no lo vas a tener”. ¿Responderá Ricardo Anaya o ignorara ese llamado que representa no sólo el de una mujer, sino el de muchos panistas indignados? El mensaje es fuerte, pero en la voz de una mujer, lo es más. Asusta. ¿Así o más claro, Ricardo?   Columna anterior: Los caprichos de Enrique Alfaro