Haz tu denuncia aquí

Se desmorona bastión azul

OPINIÓN

·
El Partido Acción Nacional nunca ha perdido una elección en la delegación Benito Juárez, seis delegados azules han encabezado la demarcación desde el año 2000, sin embargo este bastión panista está a punto de desmoronarse. El crecimiento inmobiliario se tomó de la mano con la corrupción. De acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo la delegación Benito Juárez está a la cabeza del Índice de Desarrollo Humano en el país, esta medición que combina educación, salud e ingreso coloca a los habitantes de esta zona casi al nivel de la población de Países Bajos. Y fue la gente de estas colonias, esa clase media educada la que salió a la calle para manifestarse a las puertas de la demarcación y exigir un alto a las edificaciones ilegales, investigar los casos de corrupción en las construcciones, castigo a los responsables y reparación del daño. Por redes sociales, whatsapp de vecinos, volantes en cafés y restaurantes todos estaban avisados de esta convocatoria, las autoridades también. El delegado Christian Von Roehrich no se apareció, pero mandó a su director jurídico Armando Ramírez y su partidular, Federico Chávez que ya sufrieron el primer Avecinado: la gente les gritó “corruptos” y “asesinos”; luego los correteó. El lema de la manifestación fue “la corrupción mata”, porque el sismo del 19 de septiembre dejó 13 inmuebles colapsados, 25 con daños significativos y 26 muertos. Las delegaciones siempre tratan de deslindar su responsabilidad al asegurar que los usos de suelo los autoriza la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, los cambios de suelo los aprueba la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, la supervisión corresponde al Instituto de Verificación Administrativa, lo cual es cierto; pero no reconocen que la delegación recibe y firma que se cumplieron los requisitos del proyecto para la construcción. Ahí es donde le encajan el diente a los constructores, que pagan las mordidas con tal de que no les paren su obra. Con Jorge Romero como delegado se dio el boom inmobiliario en Benito Juárez, nivel que ha mantenido su sucesor Christian Von Roehrich, por eso el actual diputado y coordinador de los azules no ha dicho esta boca es mía; también es notorio el silencio de los diputados Luis Alberto Mendoza y José Manuel Delgadillo, representantes del electorado de esta demarcación; el diputado federal Santiago Taboada ya se hacía delegado, pero podría ir pensando en su plan B. Jorge Romero creció al amparo de Mariana Gómez del Campo, la rebasó y se convirtió en el líder del panismo en la ciudad gracias a Benito Juárez; pero el sismo del 19 de septiembre lo puede dejar a él y a su grupo como damnificados políticos, en medio de los escombros de las colonias Del Valle, Narvarte, Álamos, Portales.   Columna anterior: Volver a San Gregorio Atlapulco