Haz tu denuncia aquí

La campeona de la NFL

OPINIÓN

·
El mariscal de campo de las Panteras de Carolina, Cam Newton, tuvo el desatino de convertir una conferencia de prensa en un escenario para volver a hablar del sexismo en la NFL. La reportera Jourdan Rodrigue le preguntó respecto a las rutas o trayectorias del receptor Devin Funchess y mientras hablaba, el quarterback comenzó a sonreír como cuando un niño pequeño escucha palabras escatológicas. “Es chistoso”, respondió risueño, “escuchar a una mujer hablar de rutas. Es como... chistoso”. A nadie más en la sala le pareció divertido, el silencio era absoluto.
Un hombre cuyo valor está tasado en 100 millones de dólares y es idolatrado por cientos de miles alrededor del mundo, frente a una mujer que está haciendo su trabajo en una conferencia de prensa que se transmite en vivo y a la que cualquiera puede tener acceso desde un teléfono celular. Si éste no es un escenario dispar, no sé qué pueda serlo.
Jourdan Rodrigue no únicamente estaba haciendo su trabajo, sino que estaba abriendo la discusión con una pregunta que era apropiada y específica, y también muy interesante. Sin embargo, Cam Newton llevó la discusión una vez más al campo de lo absurdo, ese terreno árido en el que a algunos les sigue pareciendo sorprendente que un ser humano con otros genitales pueda memorizar los nombres de otras 11 personas sobre el campo y entender cómo se mueven para atrapar un balón antes de que los tiren al suelo cumpliendo con ciertas reglas y estrategias. ¡INSÓLITO! Cam Newton también protesta; lo hace cuando anota un touchdown con el puño en alto, en referencia al movimiento Black Panther, o durante la entonación del himno nacional. Su protesta y la de otros jugadores comenzó debido a la brutalidad policiaca contra personas de raza negra, aunque ahora parece más una señal contra el gobierno de Donald Trump. Esto resulta particularmente interesante, al tratarse de un hombre conocido por múl- tiples acusaciones en su contra por acoso sexual y un abierto y constante desdén por las mujeres. El machismo une más que lo que la política y la raza logran separar. Cam Newton y Donald Trump son más similares de lo que quisieran aceptar. Luego del incidente con el mariscal de campo, Rodrigue publicó en su cuenta de Twitter que se reunió con él y todo resultó peor. De acuerdo con un comunicado del vocero de las Panteras, el jugador se había disculpado, hecho que la periodista negó rotundamente. La NFL ha manifestado su desacuerdo con las palabras de Newton, asegurando que fueron una falta de respeto y no reflejan la postura de la liga. Sí, esa misma que recibe con los brazos abiertos a hombres con múltiples acusaciones de violencia intrafamiliar, violación y agresiones a mujeres en su contra.
  Columna anterior: Volando más alto