Nueva Alianza, la cuña del Frente Ciudadano

Luis Castro Obregón, presidente de Nueva Alianza, llegó a agitar la zona de confort en la que se encuentran -o encontraban- los artífices del Frente Ciudadano por México. Alejandra Barrales, por el PRD, Ricardo Anaya, por el PAN, y Dante Delgado, por MC y el verdadero cerebro del frente, pensaron que al lanzar la invitación a todos los partidos políticos, en junio pasado, la adhesión sería inmediata e incondicional. Morena, PT y Encuentro Social respondieron rápidamente ¡zafo! El Partido Verde y Nueva Alianza coquetearon con la idea. Han pasado casi cuatro meses y Nueva Alianza anunció que aceptaría unirse al frente, pero bajo tres premisas.
  1. Construir un proyecto de nación a partir de una agenda compartida.
  2. Definir un método abierto, democrático e incluyente para elegir a los candidatos.
  3. Diálogo para construir acuerdos abiertos a la ciudadanía, a los medios de comunicación y al internet.
Todo necesario y razonable, pero es el punto dos el que podría descarrilar la participación de Nueva Alianza en el frente ‘ciudadano’, manejado exclusivamente por políticos. “Un método abierto, democrático e incluyente de elección de candidatos”. Y es que hay de candidatos a candidatos. Mucho se ha dicho y escrito acerca del reparto de posiciones entre los líderes del frente ‘no electoral’. Hasta hoy, ninguno lo ha negado. Alejandra Barrales no ha rechazado ser candidata del frente al gobierno de la Ciudad de México. Ricardo Anaya tampoco ha renunciado a ser candidato del frente a la Presidencia de la República. Y Dante Delgado tampoco ha desmentido que aspira a ser el jefe de gabinete o secretario de gobernación del eventual gobierno de coalición que proponen. Hasta hoy no se les ha visto mucha voluntad de ser transparentes, abiertos, democráticos e influyentes. La respuesta que dieron a la carta de  Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Silvano Aureoles donde piden que el frente elija a su candidato presidencial vía un método abierto no deja lugar a dudas. Los pararon en seco con un argumento cantinflesco. “No es momento de definirlo”, dijeron. “No será un mecanismo tradicional, pero sí auténtico y democrático, blindado para evitar la injerencia del PRI-gobierno”. ¿? Para el buen entendedor, esa misma debe ser la respuesta a la segunda condición de Nueva Alianza para sumarse al frente ciudadano sin ciudadanos. BON APPÉTIT El IMCO dio a conocer el Índice de Información Presupuestal Estatal 2017. En una década, el promedio de cumplimiento de los estados pasó de 53 a 83 por ciento. Caso destacado el de Chiapas, que obtuvo una calificación de 98.3 por ciento en transparencia presupuestal. En 2012, apenas alcanzó 39 por ciento de cumplimiento. Enrique Rodríguez Martínez, abogado de profesión, periodista de vocación. Reportero que cubrió como nadie la fuente judicial durante años y que lo llevó a la dirección del Canal Judicial. A pesar de la grilla infame, continuó en el servicio público. Llega ahora a prensa del PRI en el Estado de México, en mancuerna con Ernesto Nemer. Gran decisión, enhorabuena.   Columna anterior: El jefe Dante 

Compartir