Haz tu denuncia aquí

Olga Noriega: La nueva visión de los derechos humanos en la CDMX

OPINIÓN

·
México es considerado, desde la óptica de organismos internacionales, como un Estado garantista, en respuesta a las reformas constitucionales y legales en materia de Derechos Humanos (DH) y de Amparo; de Víctimas; de Tortura, y con la entrada en vigor del Sistema Penal Acusatorio. La legislación responde a un naciente paradigma de protección, promoción, prevención, investigación, sanción y reparación de violaciones a DH. Lo anterior devela los retos a los que la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDF) se enfrenta al momento de defender a los capitalinos, porque debe ser capaz de visibilizar las problemáticas para proponer métodos preventivos, y fungir como facilitador que permita la interacción de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC). Los dos principales desafíos son: la estructuración de un sistema sólido y autónomo de prevención y protección de DH, que visibilice las violaciones, las atienda oportunamente y logre garantizar la no repetición, y los nuevos derechos que establece la Constitución Política de la Ciudad de México. Ello genera nuevas teorías de defensa y obligan a re- estructurar integralmente la CDHDF. La nueva visión de la CDHDF debe partir de un principio garantista que incluya la protección de los DH, debe apostar por una justicia restaurativa y centrarse en la reparación integral del daño. Sin embargo, la materialización de los derechos se ve limitada por la corrupción e impunidad, aunado al desconocimiento de la protección y defensa de los DH por gran parte de servidores públicos; de ahí que resulta necesario establecer una estrategia que garantice su protección con la colaboración de las OSC y del Consejo Consultivo de la CD- HDF, y partir de una articulación entre el Organismo y el Sistema Anticorrupción capitalino (creado el 20 de julio). Cuando la autoridad ha mostrado su ineficacia e incapacidad, la sociedad civil ha sido valiente y ha salido a suplir sus de ciencias; muestra de ello fue el sismo del 19S. Todos los jóvenes que abarrota- ron las zonas devastadas son las características de la nueva sociedad; salieron a dar su vida y se arriesgaron por su gente. Esa actitud que caracteriza a los millennials es la que deben tener los servidores y funcionarios de la CDMX. El o la ombudsperson debe entender que los tiempos son al ritmo de los millennials, con espíritu de cuestionamientos que incluye no creer todo lo que la autoridad resuelve. El nuevo andamiaje jurídico garantiza la más amplia protección de los DH, necesarios para transitar a una democracia que le dé vida a los cimientos de la nueva CDMX, como un ejercicio civilizatorio. La óptima integración de la CDHDF está en manos de la Asamblea Legislativa; de ahí el éxito o fracaso para que el organismo vuelva ser referente nacional. No tengo la menor duda de la serie- dad con que los diputados trabajan en el nombramiento del nuevo titular. La estrategia deberá ser la que caracteriza a los millennials, es decir, cuestionar, vigilar, supervisar y comprobar la actuación de las autoridades, apegada al cumplimiento de los DH de sus gobernados.   *PROFESORA E INVESTIGADORA DEL INACIPE. INTEGRANTE DEL CONSEJO CONSULTIVO DE LA CNDH.