Haz tu denuncia aquí

'Andy”, el padrino de Sheinbaum

OPINIÓN

·
Patadas debajo del mantel han comenzado a cimbrar la mesa que AMLO puso a Claudia Sheinbaum para entregarle en bandeja de plata la candidatura de Morena a la jefatura de Gobierno de la CDMX.   El zapato que se mueve queriendo impactar la espinilla de la todavía delegada en Tlalpan es nada más y nada menos que el de Martí Batres, quien ya sólo en el papel es dirigente de ese partido en la capital.   El político aprovecha el socavón en el que se desplomó Sheinbaum tras la muerte de 19 niños y siete adultos en el colapsado Colegio Rébsamen, durante el terremoto del 19S, para sembrar la versión de que su jefe bajará a la delegada de la candidatura.   El argumento que disemina es que, por el tamaño de la tragedia, Sheinbaum no puede separarse del cargo para inscribirse, a más tardar en diciembre, como candidata. En cambio, alegan, ella debe mantenerse como delegada para atender la emergencia y no dañar más a Morena ni a AMLO.   Sin embargo, esas pataditas de Batres están chocando con un muro que lleva el sello de la familia López Obrador: su hijo Andrés Manuel López Beltrán, o “Andy”, como le llaman en el partido, se ha encargado de dar el espaldarazo a Sheinbaum y expresarle, a nombre de su padre, que van con ella contra viento y marea.   Andy, el segundo de los hijos de la dinastía de AMLO, se dio a conocer en octubre de 2009 cuando encabezó una protesta frente al Senado, calzando unos tenis Louis Vuitton, de 870 dólares (unos 12 mil pesos de ese entonces).   El año pasado, fue ungido por su padre como el jefe real de Morena en la ciudad, para dicen, entrenarlo para que sea aspirante a la jefatura de gobierno en 2024 o 2030, dependiendo de sus avances en el arte de la marrullería política.   Y no le está fallando, pues asumió con liderazgo el control del partido en la ciudad, en donde opera los cinco mil 539 comités seccionales que trabajan en la campaña rumbo al 2018, además de que tiene en sus manos la repartición de candidaturas a delegados y diputados locales.   Así que su respaldo a Sheinbaum es garantía de que la familia está con ella. “No le han quitado ni una pluma a mi gallina (Sheinbaum)”, se le ha escuchado decir al muchacho, en referencia a los embates que le ha lanzado Batres y adversarios de otros partidos políticos.   EN EL VISOR: Doce finalistas buscan la titularidad de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX, a definirse el 27 de octubre. Entre ellos va Perla Gómez, quien busca la reelección y hay quien dice que no la ven mal en el gobierno de Miguel Mancera. Pero una propuesta que está llenando el ojo a varios es la de Olga Noriega, actual integrante del Consejo Consultivo de la CNDH.   Ella impulsa la recuperación ciudadana de la Comisión, a través de la participación de los jóvenes y millennials que mostraron su verdadero rostro durante la emergencia del 19S. Comparece mañana ante la ALDF y habrá que seguirla de cerca.   Columna anterior: Trata de personas en el régimen castrista