#19S, ¿ahora sí aprendimos?

Espero encontrarme a mucha gente, a las 10 de la mañana, en el círculo verde y blanco

Hugo Corzo / Cruz y grama / Heraldo de México
Hugo Corzo / Cruz y grama / Heraldo de México

¿Qué harás a las 10:00 horas de hoy? Tal vez estés en la escuela. Acaso estés en el trabajo, con un par de horas arrancada la jornada. O probablemente te hayas desvelado y puedas darte el gusto de quedarte en la cama más tiempo, reponiendo las horas de sueño perdidas. Lo que no deberías de hacer es permanecer inmóvil donde estés, sin atender el Macro Simulacro de sismo.

Miles de muertos del terremoto de 1985 y decenas de fallecidos en su trágica repetición en 2017 nos lo deben recordar como una prioridad. Pero la verdad, la memoria parece ser porosa ante la catástrofe.

¿Cuántos de nosotros –sin caer en la paranoia– tenemos los documentos primordiales reunidos en una misma maleta? ¿Cuántos de los que vivimos en la zona cero, la más vulnerable por el reblandecimiento de la ciudad, tenemos cerca de la puerta de la casa la mochila de emergencia?

¿Cuántos sabemos que desde un tercer piso, el protocolo de Protección Civil nos marca la posibilidad de bajar –tras escuchar la insultante, pero vital, alerta sísmica– a nivel de piso, y que más arriba de eso está proscrito intentarlo? ¿Cuántos sabemos que hay que subir a la azotea si suenan esas funestas bocinas, en caso de encontrarnos a tres pisos del último nivel de un edificio?

A 34 años del terremoto… a sólo dos años del #19S, para la gran mayoría todo parece haber regresado a una preocupante normalidad indiferente. Sigue habiendo gente sin casa, por el sismo o por otras razones, y casi nadie acude ya a campamentos. Sigue habiendo gente con hambre, por el terremoto y por el fracaso histórico del modelo de Estado que hemos tenido y pocos sándwiches se reparten en la calle producto de la presumida solidaridad inacabable del pueblo mexicano.

En este #19S, ¿ahora sí aprendimos? Espero encontrarme a mucha gente, a las 10 de la mañana, en el círculo verde y blanco (¡espero que haya un círculo verde y blanco o algo similar!) que encierra la frase ZONA SEGURA, en el restaurante donde debo estar a esa hora atendiendo una cita de trabajo.

Higinio Martínez deja el Senado, con licencia temporal, para entrar a la refriega por la dirigencia estatal del partido. Esa labor demuestra que no está segura esa elección para su grupo, pues bajó de un lugar privilegiado a hacer campaña a pie.

Lo suplirá Ricardo Moreno, secretario del Ayuntamiento de Toluca, quien ha estado 8 meses y medio en el cargo. Eso es indiferencia, pues el alcalde Juan Rodolfo Sánchez debió escoger a alguien sin compromisos. Al mismo tiempo, Francisco Vázquez suple a Moreno y, aparte de atender la problemática de un municipio del que no es nativo, deja acéfala el área de programas sociales de Delfina Gómez, la súper delegada de AMLO. El mayor desprecio de esta carambola (o choque) de tres bandas.

POR HUGO CORZO

[email protected]

@HUGO_CORZO

edp

¿Te gustó este contenido?