100 días de la política exterior de AMLO: Decepción para los migrantes

A tres meses de su toma de protesta, AMLO envió 15 nombramientos al Senado para consulados clave en EU

Mariana Gómez del Campo / Secretaria de Asuntos Internacionales del PAN /   Columna Invitada
Mariana Gómez del Campo / Secretaria de Asuntos Internacionales del PAN / Columna Invitada

A 100 días de gobierno han dejado detrás una ola de decepcionados entre los que podemos encontrar desde servidores públicos despedidos después de años de esfuerzo; mujeres que vieron mermada su facilidad para poder trabajar debido a la afectación económica impuesta a las estancias infantiles; académicos que eran beneficiados por el Conacyt a los que les cancelaron sus proyectos por ajustes presupuestales; artistas que reclaman al gobierno la destrucción de espacios como el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) que construyeron con esfuerzos propios; a esta lamentable lista parece que están por sumarse los migrantes mexicanos que viven en Estados Unidos.

En su momento, nos indignamos con la invitación de Peña Nieto a Donald Trump, cuando todavía era candidato. Sus ofensas parecieron no importar en ese momento y fue recibido como jefe de Estado. En la actualidad las cosas no parecen diferentes, el mandatario estadounidense no duda de insistir en la construcción de un muro y en aprovechar cualquier oportunidad para lanzar insultos, y la respuesta de López Obrador es, por decir lo menos, tibia, despreocupada y hasta pareciera que sin conocimiento de causa.

Eso quedó demostrado cuando presentaron el Presupuesto de Egresos para 2019, el ramo de Recursos para la Atención de Grupos Vulnerables tiene previsto un gasto de 142 millones 477 mil 949 pesos para la atención, protección, servicios y asistencia consulares contra los 175 millones de pesos para el presupuesto de 2018, una reducción de casi 20% anual, esto en nombre de la austeridad republicana.

El presupuesto de la cancillería siempre ha sido uno de los más castigados. La mayoría de sus gastos se ejercen en moneda extranjera, por lo que las variaciones en el tipo de cambio tienen un impacto importante en la liquidez de las representaciones diplomáticas de México.

Parece ser un tema que no preocupa al gobierno federal, a tres meses de su toma de protesta apenas la semana pasada envió 15 nombramientos al Senado para designar a los titulares de Consulados clave en EU. Esa red consular mexicana es un ejemplo a nivel mundial, y para mejorar su margen de operación requiere de mayores recursos.

No podemos omitir que la estrategia migratoria que presentó el canciller es más de lo mismo, pues todas las acciones propuestas necesitan de más presupuesto: la ampliación de la red de abogados que defienda por los derechos de migrantes, el aumento de jornadas de consulados móviles enfocados en comunidades vulnerables. El desdén de la 4T por la política exterior tal vez se deba a que es la única agenda que no puede imponer el Presidente en sus conferencias mañaneras, que se han convertido en una plataforma para descalificar adversarios.

 

@marianagc

 

 

¿Te gustó este contenido?