EN OAXACA

Despiden a comuneros que arriesgaron su vida para apagar el incendio forestal en Tlacolula

Las llamas aún continúa consumiendo todo a su paso desde el 26 de febrero

NACIONAL

·
Homenajean a los comuneros que intentaron apagar el fuegoCréditos: Especial

La madrugada de este viernes, fueron entregados a sus familiares los cuerpos de los cinco comuneros fallecidos en el combate del incendio forestal registrado desde el 26 de febrero en San Lucas Quiaviní, Tlacolula.  

En medio del llanto y tristeza, los cadáveres depositados en ataúdes grises, donados por una funeraria particular, bajaron de los vehículos que los transportaban, luego de realizarles la necropsia de ley.  

Famialiares reciben los cuerpos de las víctimas Foto: Especial

Sigue leyendo:

Incontrolable incendio en el Valle de Tlacolula, Oaxaca; se extiende a otras comunidades y deja 5 muertos

VIDEO: Pobladores de Tlacolula piden ayuda para apagar un incendio forestal activo desde el fin de semana

Realizan misa de cuerpo presente

Desde muy temprano, familiares de las víctimas acudieron al templo católico para ser partícipes de la misa de cuerpo presente, para después llevarlos nuevamente a sus hogares y mas tarde darles sepultura.  

Los comuneros fueron reportados como desaparecidos la tarde del miércoles, por lo que se activó la alerta para su búsqueda a través de brigadas y drones; sin embargo fue la mañana del jueves cuando sus cuerpos calcinados fueron localizados. 

Los comuneros, en su mayoría personas adultas mayores, se sumaron a las actividades de combate y control del incendio forestal en San Lucas Quiaviní, el cual ha bajado su intensidad pero extendido a otras comunidades. 

De acuerdo a las autoridades de San Felipe y San Pablo Güilá, el fuego ha llegado a sus tierras y aunque había sido controlado en un 70 por ciento nuevamente se descontroló, por lo que han solicitado apoyo a comunidades vecinas para poder combatir la conflagración.

Despiden a comuneros

Se bebe fuerte porque el recuerdo lo necesita. ¡Héroes!, así los llamaron. Los cinco comuneros de San Lucas Quiaviní, Tlacolula, fueron despedidos con honores, pero con impotencia y dolor.  

Ingresar a esta localidad zapoteca de Oaxaca, es sumergirse a la tragedia. Desde el acceso el ambiente es tenso, de preocupación, pero también de respeto.   

Foto: Carina García

Uno a uno se cuentan los ataúdes, grises y azules, en la explanada del templo católico de la población. Más de media docena de bandas de viento interpretan  melodías fúnebres mientras el llanto de las mujeres es incontenible e incontrolable.  

Mezcal y cerveza se reparte entre los dolientes para mitigar el dolor que ha provocado esta tragedia; entre las niñas y niños el agua y el suero no deja de correr.  

Las coronas fúnebres anuncian dolor; el incienso purifica el aire que huele a humo, mientras en el corredor municipal se habilita una mesa para poder depositar por unos momentos el ataúd de Francisco Hernández.  

Con el bastón de mando en lo alto, en un unísono retumbo: “vivan nuestros héroes, viva Francisco, que viva Pedro, Celso, Felipe y José”, era el presidente Municipal Rafael Morales Curiel quien despedía así a a sus héroes.   

El  himno nacional resonó, el llanto fue incontenible y el dolor también. En medio de flores y coronas fúnebres, los héroes de San Lucas Quiaviní eran recreados a la tierra.  

“Ellos fueron no porque se querían quedar ahí, pero así lo quiso el destino y quedaron como héroes”, manifestó uno de los asistentes quien pedía aplausos y vivas para los combatientes del incendio.  

Después, los deudos partieron rumbo al campo santo. En la explanada municipal solo quedó el recuerdo de estos cinco hombres.  

Desde el centro de control y comando, elementos de la Comisión Nacional Forestal, Protección Civil, Comisión Forestal así como elementos de la SEDENA delineaban estrategias.  

Les pedimos no subir, las condiciones del clima no lo permiten, no queremos otra tragedia señalaron pero además aclararon que el incendio se encuentra en territorio de Quiaviní y que no se ha propagado a otros municipios. 

La impotencia en sus rostros también era evidente y es que no podían contra las llamas, que se propagaron con el viento.  

En al menos cuatro puntos de la carretera federal 190 Oaxaca-Istmo se instalaron bloqueos para exigir al gobierno federal su intervención para apagar el fuego.  

Los pobladores de los municipios aledaños lograron que la autoridad federal se haya comprometido a enviar un helicóptero de la Secretaría de la Marina para ayudar a combatir el incendio registrado desde el 26 de febrero, mismo que fue provocado por un joven que padece de sus facultades mentales.