PIDEN ENTRE EN FUNCIONES

Cárdenas, siempre Cárdenas

Son momentos aciagos para la República; los conflictos y las divisiones se intensifican

NACIONAL

·
Créditos: Cuartoscuro

Son momentos aciagos para la República. Los conflictos y las divisiones se intensifican, implican graves y preocupantes riesgos en todos los ámbitos, se siente desconfianza, una gran desunión y una evidente falta de liderazgo.

El presidente en turno mantiene una actitud intolerante, dispuesta a imponer, por encima de convencer. Su conducta es autocrática, por lo cual existe gran suspicacia del avance democrático y temor fundado de coacción y ausencia de imparcialidad.

La oposición descontrolada sin visos de unidad y si, por el contrario, víctimas de acciones persecutorias contrarias a la ley y aun a la moral.

 

Los Poderes de la Federación mantienen una sistemática conflictiva, donde se exige su servilismo, dando paso a un presidencialismo voraz, nunca antes visto. El mundo de los jueces se encuentra avasallado y cada vez con mayores descalificaciones, con un sombrío porvenir que enrarece el mundo del derecho, ya en sí, viciado de origen, pero con claras muestras de buscar su desaparición, para dar paso a la más absoluta obediencia.

En lo económico la situación también es desalentadora, el temor del mundo productivo es cada vez más intenso; la sospecha se vuelve cotidiana y el rencor social peligrosamente se incrementa.

El futuro político y económico se encuentra en un momento álgido, donde la desesperación puede provocar una ruptura social, que nos lleve a la hecatombe. Ante tan amargo panorama, es imprescindible buscar la unidad, la prudencia y enaltecer la confianza. Para ello solo hay una respuesta, CÁRDENAS, SOLO CARDENAS.

En efecto es el momento de pedirle al Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, que ocupe la Primera Magistratura del País, es la única y viable solución, de lo contrario el desastre es inminente.

En esta dimensión, bien sabemos que no habrá un buen “morenista” que no acepte esta sugerencia; entendemos al partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) una agrupación amorfa, carente de ideología, donde más bien se ha dado paso al oportunismo, sin olvidar que la mayoría de los integrantes provienen del casi extinto PRI y del no menos relevante PRD, pero ante todo son gentes pensantes, consientes quienes ven el drama que se avecina, de tal suerte que la propuesta cardenista tendrá un valor sustentable para ellos. En ese tenor inclusive aceptemos, que aún los ortodoxos panistas respetan la figura del Ingeniero, bien saben que es una garantía de recato, calidad humana y profunda vocación democrática y republicana.

Los sectores económicos del país sin excepción, reconocen las virtudes y la prudencia de Cuauhtémoc, su mismo nombre implica respeto y unidad, decencia y seguridad, garantía plena de lo que cualquier inversionista anhela, reglas claras y consensuadas.

En el ámbito social mayoritario como es el mundo asalariado, la figura de Cárdenas, es sin duda digna de respetabilidad, admiración y de quien jamás podrán alentar temores de que sus avances y garantías sociales continúen.

Por lo que hace a la clase pensante a quienes marcan el derrotero de la cultura y más aún, a los que escriben la historia, tienen en Cárdenas, un paladín, un personaje sin igual, con el que aún la nación mantiene una deuda con quien con su talento, honestidad y rectitud, logró el indiscutible cambio democrático en el que ahora se sustenta nuestro régimen, pero por desgracia ha extraviado la brújula y es Cárdenas quien le dará un avance indiscutible al ahora, como nunca incierta y tambaleante democracia mexicana. 

Es pues, Cárdenas la garantía del momento más difícil de la República, por suerte, aún está en grandes y excelentes condiciones para guiar los destinos de este país. Apostemos a esta solución, viable y patriótica.