DELINCUENCIA

Deserción escolar aumenta riesgo de menores a caer en organismos criminales

Se estima que alrededor de 145 mil y 250 mil niños y adolescentes podrían llegar a ser parte de los grupos delictivos en México

NACIONAL

·
Los organismos criminales aprovechan la situación de precariedad actual para integrar a menores a sus actividades delictivas

La deserción escolar a causa de la pandemia vuelve cada vez más vulnerables a los niños y adolescentes del país a ser víctimas de los organismos criminales, quienes aprovechan las carencias legislativas en la materia para reclutar menores como miembros activos de su sociedad, señaló el director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), Francisco Rivas.

Aunque detalló que no se tienen datos oficiales, de acuerdo con un estudio encabezado por la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), en conjunto con el ONC, se estima que entre 145 mil y 250 mil niños y adolescentes están en riesgo de ser reclutados por grupos delictivos en México y aunque no es un problema exclusivo de un estado, Puebla y Michoacán destacan como los más vulnerables.

Las tareas en las que los menores llegan a participar van desde vigilantes o halcones, cuando estos van ingresando; sin embargo, adquieren mayores responsabilidades y son promovidos para tareas más riesgosas, tales como vigilancia en casas de seguridad, participación en conflictos armados, ejecución de secuestros u homicidios, así como el traslado de mercancía.

“Se piensa que los niños no tienen voluntad y capacidad plena, no pueden decidir libremente porque son impulsados a ser parte de estos grupos delictivos”, señaló la directora de REDIM, Tania Ramírez, como una de las causas de la llegada de los adolescentes a manos de los grupos criminales.

Además, insistió en que no poder ejercer sus derechos, no asistir a la escuela, encontrase de forma temprana en el mercado laboral, así como vivir en un contexto de inseguridad, son los factores que más repercuten en la vulnerabilidad de los niños para ser víctimas de este tipo de prácticas.

Por su parte, Francisco Rivas reveló que el crimen organizado suple las faltas que se tienen en la comunidad, por lo que en lagunas zonas se convierte en algo aspiracional.

Advirtió que en la actualidad hay escasas herramientas para actuar, pues se carece de una estructura penal para atender este fenómeno y la delincuencia se mueve a una velocidad que no se mueve el estado.

Por ello, detalló que se necesita hacer visible este problema a nivel legal para conocer las responsabilidades que le tocan a cada dependencia y hacer más ágiles los procesos, además de dotar a la niñez mexicana de oportunidades educativas y una mejor calidad de vida para evitar que caigan en dichos organismos.

EDB