DESAPARECIDOS

Congreso de San Luis Potosí exhorta al gobierno de Jalisco a atender a familias de 4 jóvenes desaparecidos

Policías estatales jaliscienses son señalados de participar en la desaparición forzada perpetrada hace dos meses en Lagos de Moreno

NACIONAL

·
También el Punto de Acuerdo insta a las autoridades de Jalisco a instalar una mesa de trabajo con las familias de los desaparecidos. Foto: Especial

Por unanimidad, el Pleno del Congreso del Estado de San Luis Potosí aprobó un Punto de Acuerdo del Grupo Parlamentario de Morena para exhortar al gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, a la Fiscalía General, a la Fiscalía Especial en Personas Desaparecidas y a la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas, las tres  de Jalisco, para que atiendan a las familias de los cuatro jóvenes potosinos que presuntamente fueron víctimas de desaparición forzada desde hace poco más de dos meses en Lagos de Moreno.

En el Punto de Acuerdo de Obvia y Pronta Resolución insta al mandatario estatal y todas las instancias jaliscienses involucradas a generar mecanismos de comunicación efectivos y constantes con las y los familiares de Alan Michel Martínez Vargas, de 23 años; Calep Adonai Maldonado Monsiváis, de 18 años; Jorge Rodríguez Ortiz de 24 años e Israel Andrade Hernández, de 20 años.

También el Punto de Acuerdo insta a las autoridades de Jalisco a instalar una mesa de trabajo con las familias de los desaparecidos en su calidad de víctimas indirectas, para atender las solicitudes y propuestas concretas de trabajo para avanzar en las investigaciones y dar con su paradero.

El coordinador de la bancada de Morena, Cuauhtli Fernando Badillo Moreno dijo que existen líneas de investigación que involucran en la desaparición de los cuatro jóvenes a mandos de la Policía Estatal de Jalisco y agentes municipales de Lagos de Moreno.

EL DRAMA

Desde el 26 de julio Calep Adonaí, Jorge, Alan Michel e Israel, junto con otros dos jóvenes, por motivos de trabajo salieron de San Luis Potosí hacia Tonalá, Jalisco, pero al hacer una parada en Lagos de Moreno, se vieron involucrados en un presunto asalto a una tienda de conveniencia del lugar y desde entonces se desconoce su paradero, en una acción de desaparición donde al parecer está involucrado el crimen organizado y la Policía Estatal de Jalisco.

Berenice Monsiváis, mamá de Calep Adonai narró a este reportero que ese día seis muchachos, entre ellos su hijo, salieron al filo del mediodía en un vehículo de su trabajo, pero que al filo al filo de las seis de la tarde todavía no llegaban a su destino, lo que le hizo suponer que el celular se había descargado; pero, llegó la noche y seguía sin tener contacto con alguno de ellos, por lo que se comunicó con las familias de los otros y le conformaron que no había comunicación.

Decidió marcarle al jefe inmediato de la cuadrilla, quien también le dijo que no había tenido comunicación con alguno de los seis y que a los mejor “andaban dando la vuelta”.

Desesperada –continuó el relato- empezó a llamar a las corporaciones federales y hospitales para saber si había algún reporte de accidente, pero le dijeron que no. Recordó que su hijo le había comentado que en Lagos de Moreno harían una parada para recoger a un séptimo tripulante.

Durante toda la noche del 26 de julio y madrugada del día siguiente siguió llamando al jefe inmediato de los muchachos quien insistía que no tenía contacto con ninguno de ellos y por la mañana le dice que probablemente estén detenidos porque robaron en un OXXO, que se trasladen a Lagos de Moreno, pero al llegar junto con su esposo, Berenice se da cuenta que no están detenidos los siete, sólo el chofer y dos más, con quienes hablan y les revelan que personas armadas los bajaron del vehículo y se los llevaron, pero que primero los trajeron dando vueltas.

“Luego del asalto se van y adelante los interceptan civiles armados y antes de separarlos y traerlos dando vueltas, este grupo armado le marca a la policía estatal y les dicen: ¿Quieres trabajo? Aquí están los que robaron el OXXO y les entregan a tres solamente que son las que no habían entrado”, pero les siembran mariguana y un arma hechiza y los obligan con amenazas que digan que las portaban o habría represalias contra los otros cuatro, “y los entregan, pero no a cuatro, entre ellos mi hijo, de ahí ya no sabemos nada de su paradero”, narró entre llanto.

Berenice lamentó que desde entonces no ha encontrado atención en las autoridades de Jalisco y las de San Luis Potosí “se lavan las manos” pues los hechos no ocurrieron en territorio potosino.