SISMOS

Congreso de la CDMX conmemora sismos del 19 de septiembre

Los legisladores guardaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas

NACIONAL

·
Foto: Cuartoscuro

El pleno del Congreso de la Ciudad de México realizó una sesión solemne para conmemorar los sismos del 19 de septiembre de 1985 y 2017, en la cuál los partidos de oposición reprocharon a las autoridades la reducción de recursos en materia de protección civil. 

Mientras que, los partidos oficialistas insistieron en que nunca se atendió a las víctimas durante la administración del ahora senador y exjefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera

Previo a los posicionamientos los grupos parlamentarios, los legisladores guardaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas. 

Daniela Álvarez, de la Asociación Ciudadana, señaló que “el Gobierno de la Ciudad de México, al igual que el Gobierno Federal, ha abandonado su responsabilidad para prevenir y solucionar los efectos fortuitos que provocan fenómenos como los sismos, de manera sistemática han ido reduciendo los recursos para la prevención de desastres naturales”. 

Dijo que “de los 370 edificios dañados en el sismo del 2017, únicamente 164 -menos de la mitad- han sido terminados, de acuerdo con los datos de la Comisión para la Reconstrucción”.

“Es decir a 4 años de distancia, no solo no se han concluidos los trabajos, si no que más de la mitad de las familias viven aun en el desamparo de este Gobierno”, añadió. 

En tanto, Xóchitl Bravo, de la Asociación Parlamentaria de Mujeres Demócratas, resaltó que “serán vigilante y no permitiremos construcciones fuera de la ley o al amparo de la corrupción, porque las consecuencias son trágicas poniendo en riesgo la vida de los capitalinos”. 

Reconoció que  se ha realizado una serie de acciones importantes como la promulgación de la Ley de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, dando origen al primer Consejo de Resiliencia en el país, para que sepamos cómo actuar en caso de algún fenómeno natural.

Mientras que, Martín Padilla, de la Alianza Verde, pidió que “conmemoremos a nuestras víctimas y hagamos un reconocimiento a todas las personas que de manera anónima han colaborado para ayudar a que esta ciudad se ponga de pie cada vez que sucede un desastre como los ocurridos el 19 de septiembre de 1985 y en una fecha similar en 2017”. 

“Mantengamos nuestro espíritu de solidaridad y trabajemos juntos, ciudadanía y gobierno, para avanzar de manera coordinada en la solución de los asuntos públicos”, expuso. 

Lourdes Paz, del Partido del Trabajo, puntualizó que vigilarán los recursos de la reconstrucción para que se apliquen de manera adecuada y que las víctimas del 2017 recuperen su patrimonio. 

Gabriela Quiroga, del PRD, dijo que se debe hacer para mejorar la atención de emergencias, sobretodo en pandemia, y por ello apuntó que se debe fortalecer a la secretaria de gestión integral de riesgos, “para que ponga cuerpos de rescate especializados para brindar atención inmediata”. 

Reprochó que se disminuyo en 13 por ciento, es decir, 17 millones de pesos la secretaría de gestión integral, lo que dice que no hay interés en el tema. 

Carlos Joaquín Tinoco, del PRI, dijo que se deben dejar las diferencias de opiniones, “todas válidas; pero temas como el que nos ocupa, debe unirnos sin distingo de partidos”.

“No podemos olvidar aquellas familias que aun esta ciudad no les ha cumplido y siguen esperando la reconstrucción de sus hogares”, llamó. 

Héctor Barrera, del PAN, refirió que se debe generar un marco jurídico que de seguimiento con la nueva agenda urbana y que en la capital del país se pongan en práctica políticas de reducción y gestión de los riesgos de desastres.
Por lo que dijo es necesario para que  “los habitantes tengamos la certeza de vivir en una ciudad donde se reduzca la vulnerabilidad, se aumenta la resiliencia y la capacidad de respuesta ante los peligros naturales, antropogénicos y la mitigación de sus efectos”. 

Finalmente, Esperanza Villalobos, de Morena recordó “el penoso actuar de la administración anterior, quienes aprovecharon la tragedia para desviar recursos de la reconstrucción, dinero del pueblo que fue utilizado para engordar los bolsillos de algunos y dar dádivas clientelares con miras a una elección donde fueron ampliamente desplazados”. 

“Que no se utilice la tragedia ocasionada por fenómenos naturales, impredecibles e incontrolables para golpear políticamente a una administración que responsablemente ha establecido como su única prioridad el bienestar de las personas damnificadas”, concluyó.