MARKO CORTÉS

Adriana Dávila y Gerardo Priego dejan el paso libre a Marko Cortés para la presidencia del PAN

Acusan ilegalidades en interna panista

NACIONAL

·
'Nos enfrentamos a una cadena de complicidades perfectamente articulada que avaló la trampa', insisten.

Los panistas Adriana Dávila y Gerardo Priego, declinaron inscribirse como candidatos a la presidencia nacional del PAN y dejaron el paso libre a Marko Cortés para que sea reelecto en el cargo.

Al vencer el plazo para el registro de candidatos, tanto Dávila como Priego no lograron reunir las 27 mil firmas de militantes panistas que eran requisito indispensable para su inscripción. 

Ambos acusaron irregularidades en la contienda interna que favorecen a Marko Cortés, como el uso ilegal de recursos del partido, así como cooptación y amenaza a miembros del partido para apoyar su candidatura. 

Incluso anunciaron que impugnaron el proceso de elección interna.

La ex diputada federal, Adriana Dávila señaló que desde un inicio sabían de las irregularidades, pero "no esperábamos encontrarnos con una estructura controlada y cooptada que quitó el trabajo a muchas y muchos, como lo hacía el viejo PRI en sus años dorados, o como hoy lo hace Morena". 

"Nos enfrentamos a una cadena de complicidades perfectamente articulada que avaló la trampa. No podemos llamar democracia el utilizar recursos humanos, económicos y técnicos de la estructura nacional, estatal y municipal para beneficiar a un solo candidato", acusó. 

Por su parte, Gerardo Priego sostuvo que el PAN está plagado de todo aquello que combatieron por décadas, "es una vergüenza para nuestra historia de nuestro legado y nuestro presente". 

Enumeró que las ilegalidades van desde la cooptación de miembros, hasta la brutal manipulación y desfiguraron del padrón, pasando por la falsificación de firmas, la estructura corporativizada del partido y el uso de recursos para beneficio de un candidato y amenaza a la militancia para impedir expresarse libremente como nunca antes se había visto en Acción Nacional. 

Al acudir a registrase, Marko Cortés entregó 110 mil firmas de militantes, entre ellos gobernadores de Tamaulipas, Durango, Yucatán, Baja California Sur, Chihuahua y Querétaro, así como alcaldes, diputados federales y senadores. 

"Realmente fue un proceso complejo, fue un proceso de mucho compromiso, de muchísimos liderazgos y particularmente de los miembros de esta planilla", expresó.

alg