COVID

Tercera ola de Covid-19 causa mayor número de muertes entre personas de 20 y 49 años

las personas de entre 40 y 49 años representan la mayor parte de los casos graves en la UCI, casi la cuarta parte de todos los hospitalizados graves. 

NACIONAL

·
Foto: Archivo / CUARTOSCURO

Las muertes durante la tercera ola de Covid-19 se concentran en la población de entre 20 y 49 años, informó el Vocero Organizacional de Querétaro, Rafael López González, al precisar que el grupo de 30 a 39 años cuadriplicó la letalidad y el de 20 a 29 la duplicó. 

En este momento, las personas de entre 40 y 49 años representan la mayor parte de los casos graves en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), casi la cuarta parte de todos los hospitalizados graves. 

Aunque este fin de semana se presentó una “muy leve desaceleración de la enfermedad”, no fue suficiente porque en los últimos días se duplicaron los casos activos, al pasar de 600 a mil 200 casos y aumentó la hospitalización, así como el número de defunciones entre personas de 20 a 49 años. 

“El grupo de 20 a 29 años ha doblado su tasa de contagio de 14.17 por ciento que tenían hace un año a 29.33 por ciento, así como el grupo de 30 a 39 años que casi ha cuadruplicado la proporción de letalidad de 3.17 por ciento a 11.1 por ciento; es el grupo de 30 a 39 años el que se está muriendo más por Covid-19”, detalló. 

A diferencia de lo que ocurre en ese rango de edad, señaló que las vacunas provocaron una disminución del 50 por ciento en el índice de moralidad de las personas entre 60 y 69 años y las mayores de 70.

En julio de 2020, detalló, el grupo de edad de 60 a 69 años representó el 30.16 por ciento de las personas fallecidas y en julio de este año, representan el 18.5 por ciento, “casi 3.8 veces menos personas fallecidas”.

En el caso de las personas de más de 70 años, las defunciones pasaron de 62 en julio de 2020 a 26 en julio de este año, “2.3 veces menos”, lo que demuestra que “las vacunas funcionan”. 

Pidió a la población pensar en todo lo que pone en riesgo por un instante de descuido, porque “no se trata de dejar de vivir, sino de vivir sin contagiarnos y para ello hay que cambiar, de modo que nos debemos dar a la tarea de construir una vida sobre un nuevo orden de ideas”.

DRV