QUERETARO

Advierten que en Querétaro escasean medicamentos para tratar la ansiedad y la depresión

El CESAM señaló que las enfermedades y trastornos mentales entre la población crecieron en alrededor de 20 por ciento durante la pandemia por Covid-19

NACIONAL

·
Los medicamentos que escasean son Diazepam, Clonazepam, Olanzapina, Risperidona y Clozapina, que los pacientes no siempre pueden adquirir por su cuenta. Foto: Archivo

El Centro Estatal de Salud Mental de Querétaro (CESAM) presenta desabasto de 22 claves de medicamentos desde principios de este año, como ansiolíticos y otros que se usan para conciliar el sueño, denunció la secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, sección 32 Querétaro, Silvia Rivera Hernández.

Recordó que las enfermedades y trastornos mentales entre la población crecieron en alrededor de 20 por ciento durante la pandemia por Covid-19, sobre todo la depresión y la ansiedad, pero se enfrentan problemas en todo el país para atender la escasez de muchos de los medicamentos que se requieren para atenderlas, con consecuencias negativas para toda la gente que acude al CESAM

Se trata de medicamentos como Diazepam, Clonazepam, Olanzapina, Risperidona y Clozapina, por mencionar algunos, que los pacientes no siempre pueden adquirir por su cuenta, porque los usuarios del CESAM suelen ser personas de escasos recursos económicos, así que el desabasto los lleva, a veces, a suspender sus tratamientos. 

“Son entre ansiolíticos y medicamentos que ayudan a la ansiedad, a la depresión, sobre todo para que logren conciliar el sueño y no tengan trastornos de descargas neurológicas. Los compañeros (del CESAM) denuncian que este tipo de medicamentos les han estado faltando desde principios del año y afecta el tratamiento de los pacientes y quien tiene que dar la cara es la base trabajadora”, declaró Rivera Hernández.

Subrayó que el incremento de las enfermedades mentales son una consecuencia latente de la pandemia y se deben atender de manera inmediata, porque la salud mental debe obtener la importancia social que merece y garantizar la atención para las personas de escasos recursos. 

“La depresión es una enfermedad silenciosa, difícil detectarla en sus primeros inicios, esta pandemia nos ha dejado mucho eso, las enfermedades mentales que han crecido 20 por ciento y lo más importante es darles los tratamientos que necesitan”, insistió la secretaria general del sindicato. 

Reconoció que la situación económica que generó la pandemia se traduce en la falta de medicamentos e insumos en todas las áreas, por ejemplo, llegan a faltar “insumos tan básicos como el alcohol”, pero se hace el mejor esfuerzo para que la gente reciba la atención.