TORTURA

Representan tortura a reos en plaza de Los Mártires, exigen Amnistía

Familiares de presos que se les ha negado ser amnistiados, fueron sometidos a actos de vejación en la que recibieron cubetadas de agua o a presión.

NACIONAL

·
Foto: Gerardo García

A plena luz del día decenas de mujeres y hombres fueron torturados y vejados, con cientos de litros de agua en la plaza de Los Mártires en Toluca. Sin embargo, se trató de una representación para denunciar que esto lo viven sus familiares presos a quienes se les ha negado la Amnistía.

A lo largo del espacio público se escucharon gritos como “estas personas están castigadas, las que estamos torturando, así es como en los centros penitenciarios se trabaja día con día" y “échale agua, échale agua a esa señora, es la que más se portó mal". 

Además de "rápido señoras, rápido, atrás los brazos, viendo el suelo” y "con la mirada hacia abajo, no me veas a los ojos, las manos atrás y mirando al suelo".

Con estas palabras, cada mujer y hombre fueron formados e hincados de cinco en cinco, para proceder a tirarles cubetadas de agua y también con una hidrolavadora.  

El líquido les quitó la respiración a las personas y a otras las hizo llorar, al recordar lo que han pasado sus familiares.

Para Olga Téllez lo que vivió en unos minutos, no es siquiera la “mínima parte” que denuncia ha pasado su hijo Armando Soberanes. Reclamó que sean inocentes o culpables, no se merecen que pasen por esto.

Compartió que Armando fue acusado de homicidio y ha estado detenido 11 años en Chiconautla, pero apenas fue sentenciado, pese a mostrar las pruebas de que es inocente.

“Horrible, imagínense por ejemplo todo eso lo vivió mi hijo, imagínense nada más, y esto no es nada a lo que le hacen ahí. Esto no es la mínima parte de lo que les hacen así, sean inocentes o culpables, no es justo que no hagan todo eso”, declaró.

Antonio Candelaria fue por su hijo Antonio Candelaria acusado de extorsión. Él sintió como con la presión el agua le picaba la piel en la espalda y estuvo a punto de llorar, porque él acusa que su hijo fue torturado por cuatro horas cuando fue detenido.

Se quejó que el caso estuvo “viciado” desde el principio, pues su hijo fue llevado a Tepic y no a Tlalnepantla. A diario, admite que viven una tortura psicológica.

“También nosotros vivimos psicológicamente la tortura, porque día a día no sabemos con están allá dentro, mi hijo se dedicaba a estudiar, él estudiaba, y trabajaba, te cambia la vida de noche a la mañana”, declaró.

Los integrantes del movimiento “Haz valer mi libertad”, previamente denunciaron que sus compañeros injustamente presos, se enfrentan supuestamente a condiciones de tortura y de hacinamiento, por lo que quisieron representar esto y exigir Amnistía para ellos.

Esta se trata de la sexta semana de que se lleva a cabo una protesta por mujeres que se han rapado y se han sacado sangre al negársele a sus familiares ser amnistiados pese a que hay pronunciamiento por parte de la Comisión de Derechos Humanos del Estado (Codhem).

DRV