ZÓCALO

Inician trabajos para maqueta monumental del Huey Teocalli en el Zócalo

Se trata de una reproducción fiel, de conformidad a las indicaciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de lo que fue el Huey Teocalli de México Tenochtitlan

NACIONAL

·
Foto: Cuartoscuro

Los trabajos para la maqueta monumental del Huey Teocalli en el Zócalo capitalino iniciaron, informó el jefe de la Oficina de la Jefatura de Gobierno, José Alfonso Suárez del Real.

"Ya hemos iniciado los trabajos de cara a la maqueta monumental, que el 13 de agosto se va a inaugurar y se va a ofrecer como el centro esta gran conmemoración.

"El día de hoy ya hemos colocado las barreras que delimitan el área de trabajo en que se va a iniciar el proceso de construcción de esta maqueta, que tendrá una altura entre 11 y 14 metros", explicó en videoconferencia de prensa.

Suárez del Real señaló que es una reproducción fiel, de conformidad a las indicaciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de lo que fue el Huey Teocalli de México Tenochtitlan.

"Esta estructura servirá por las noches a efecto de poder tener una intervención luminosa que nos permitirá recrear la memoria de lo que fue la grandeza de esta ciudad, que es la capital de la República", afirmó el jefe de la Oficina de la Jefatura de Gobierno.

De acuerdo con las autoridades, se podrá visitar en el Zócalo de la Ciudad de México la primera reproducción monumental del Templo Mayor de México Tenochtitlán, inspirada en los descubrimientos más recientes realizados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, en horarios: 20:30, 21:00 y 21:30 horas.

La última fecha para observar esta intervención será el 1 de septiembre del año en curso.

Por la emergencia sanitaria por COVID-19, José Alfonso Suárez del Real explicó que habrá un aforo definido, que no será mayor a las 900 personas, incluyendo equipo técnico.

"De conformidad a lo que el gabinete epidemiológico nos indique y marque, nosotros estaremos generando las condiciones para que se cumpla de esta manera", agregó.

Según el INAH, la ciudad de Tenochtitlan fue el centro religioso y político de los mexicas, y su Templo Mayor o Huey Teocalli fue el edificio más importante de esa gran ciudad prehispánica. 

Allí confluían los cuatro rumbos de la Tierra y el eje de los tres niveles de la vida: el cielo, la tierra y el inframundo. El Templo Mayor fue ampliado en siete ocasiones; la última versión, la que vieron y destruyeron los españoles, era imponente (unos 45 m de altura sobre una base cuadrangular de unos 400 m por lado). 

El Instituto señala que la pirámide tenía dos largas escalinatas que culminaban en la cima, frente a cada uno de los dos templos dedicados a sus principales dioses: el del norte en honor de Tláloc (“néctar de la tierra”), dios de la lluvia y la agricultura, y el del sur para honrar a Huitzilopochtli (“colibrí zurdo”, “guerrero resucitado”), dios de la guerra.