San Luis Potosí inicia vacunación con claroscuros

En la zona hubo largas filas, aunque también esperanza por parte de los inoculados

San Luis Potosí inicia vacunación con claroscuros
LARGA ESPERA. Algunos tardaron horas en inmunizarse

En el primer día de aplicación de la dosis única de la vacuna CanSino a más de 74 mil trabajadoras y trabajadores de la educación en 20 centros de vacunación en 13 micro regiones en San Luis Potosí, en la Zona Metropolitana de la capital potosina, además de observarse largas filas por el retraso de hasta dos horas para el inicio del proceso, quienes aún no recibían el biológico manifestaron desconfianza y descontento por estar expuestos tantas horas a los rayos del sol, mientras que los que ya habían sido vacunados expresaron su entusiasmo e ilusión por dar el primer paso para el regreso presencial a las aulas.

Durante un recorrido por la Benemérita y Centenaria Normal del Estado (Becene), uno de los seis centros de vacunación diseminados en la capital y el municipio conurbado de Soledad de Graciano Sánchez, se pudo observar  que la fila ocupaba las avenidas Nicolás Zapata, donde está la entrada, daba vuelta por Pedro Moreno y Prolongación Víctor Rosales hasta doblar por Tomasa Estévez, es decir prácticamente circundaba la enorme manzana en donde la larga fila era golpeada por inclemente rayos de sol a una temperatura que ya rondaba los 30 grados centígrados.

A la espera

María José Díaz, maestra de primaria,  llegó a las 9:30 horas y encontró que la fila circundaba toda la manzana, por lo que tuvo que esperar cerca de dos horas para recibir la vacuna.

“Ha sido una pandemia muy difícil, pero esperemos que sea cierto y que sea positiva esa vacuna para poder seguir trabajando”, manifestó llena de esperanza.

Gloria Del Toro caminó desde el barrio de Santiago hasta la Becene y ahí lamentó que haya caído en exceso de confianza y haya llegado tarde, por lo que cubriéndose con una carpeta de los rayos del sol no le quedó de otra que esperar.

Leonarda salió en taxi desde el poblado de Maravillas, al norte de la capital, donde es maestra de la Secundaria Técnica 22; llegó al centro de vacunación a las 6:00 horas, habían transcurrido cinco horas y permanecía formada sobre la avenida Pedro Moreno en espera de ser ingresada para recibir la vacuna, “la fila avanza muy lento, nadie nos viene a decir nada”, expresó.

La maestra de la Becene, Elizabeth Contreras afirmó mientras esperaba su turno que cualquier sacrificio por regresar a clases presenciales valía la pena.

“Ya es muy necesario, este momento es crucial para el sistema educativo, pero también para el sistema social de México, cada uno de nosotros que hemos sufrido esta pandemia tenemos que cambiar”, pidió.

LA ESPERANZA 

Por la calle Tomasa Estévez salió Gloria Ávila, maestra del Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial (Cecati) 181, acababa de recibir la dosis única de la vacuna CanSino.

“Todo muy en orden, llevan mucho control, aquí se esperaron porque las vacunas llegaron tarde, pero el proceso está muy bien, los invito a que todos se vengan a vacunar, es importante que demos el ejemplo como maestros de educación a todas las personas para que se vacunen, es muy importante que estemos vacunados y se empiece a reactivar la educación”, compartió.

En muletas por un accidente, Martín Cortés, profesor de secundaria del colegio particular “Manuel L. Lazcano” narró que llegó al filo de las ocho de la mañana y se formó, pero que sus compañeros lo llevaron hasta adelante; indicó que tardó unos quince minutos en lo que recibió el biológico y el periodo de observación donde le recomendaron al irse que si presentaba fiebre se bañara con agua fría y tomara paracetamol y que probablemente le dolería el brazo, “si quieren mañana de una vez regreso a clases presenciales”, expresó optimista. 

“Muy bonita la experiencia, estamos muy contentos, ya estamos protegidos, no dolió, invito a todos los docentes que se vengan a vacunar, nos tratan muy bien y a echarle ganas para seguir trabajando como servidores públicos, estoy lista para regresar al aula, los niños necesitan regresar a clases”, manifestó Martha, maestra de un jardín de niños.

Por: Pepe Alemán

GDM


Compartir