Regalan instrumentos musicales a los niños del Hogar Cabañas en Guadalajara

Se acaricia la idea de formar de nuevo una orquesta filarmónica infantil con pequeños institucionalizados

Regalan instrumentos musicales a los niños del Hogar Cabañas en Guadalajara
“Se busca combatir la desigualdad entre niñas, niños y adolescentes", señalan.

Los niños que reciben instrumentos musicales se benefician más que con un simple regalo, su bienestar emocional crece, mejoran sus habilidades cognitivas y de lenguaje, sus relaciones sociales mejoran, se fomenta su creatividad y paciencia, se desarrollan sus habilidades motoras finas y gruesas.

Los niños del Hogar Cabañas en Guadalajara recibieron instrumentos musicales de percusión. Son 300 pequeños de distintas edades. También recibieron paquetes con material de arte, actividad física y evaluación para capacidad funcional. Todo es parte de las acciones que se tienen programadas para desarrollar las capacidades de la niñez institucionalizada.

La Secretaría del Sistema de Asistencia Social (SSAS) en coordinación con la Secretaría de Educación hicieron la entrega de los materiales en pro de las actividades artísticas y musicales.

“Se busca combatir la desigualdad entre niñas, niños y adolescentes al propiciar condiciones de equidad entre estudiantes y contribuir en la mejora de su desarrollo psicomotor, garantizando su derecho a la educación”.

El secretario del Sistema de Asistencia Social en Jalisco, Alberto Esquer y el titular de Educación Juan Carlos Flores Miramontes, acompañados de Pedro Díaz Arias, subsecretario de Educación Básica y Erika Crystal Zavala López, directora de Escuelas de la Vida hicieron la entrega simbólica de los materiales.

Alberto Esquer enfatizó que todas estas herramientas permitirán en un futuro próximo tener “mejoras en la institución para la formación de las niñas y niños”.

Salvador Mundo Orozco es uno de los profesores de música en la Casa Hogar Cabañas. Él considera que la labor que realiza en beneficio de los niños es como un apostolado. Ahora se está retomando la idea de una orquesta filarmónica infantil con pequeños institucionalizados.

“El reto musical es grande porque los jóvenes no han tenido acercamiento a la música, es como volverles a enseñar un idioma. Es muy bonito porque viene un reto personal, al marcar un ritmo, un tiempo, una nota vienen psicomotricidades, afinación, retención, entrenamiento auditivo. Se vuelve uno pedagogo, músico, amigo. ¡Hay tanto que hacer aquí, hay tanta hambre de aprender!. Me siento muy orgulloso. Me educaron ayudando y a ayudar. Súmate aquí hay mucho que hacer”.

Por Adriana Luna
alg


Compartir