Encuentran restos de entierro humano en la región de Cantona en Puebla

Investigadores relatan que el hallazgo podría datar de 300 a. C.

Encuentran restos de entierro humano en la región de Cantona en Puebla
Descubren una tumba troncocónica. FOTO: Especial

Ubicados a seis kilómetros al sur del sitio arqueológico de Cantona, Puebla, fue localizado un entierro humano múltiple y tiestos asociados de la fase Cantona I Tardío que corresponde al periodo entre el 300 a.C. y 50 d.C.

El hallazgo se dio en el interior de una tumba troncocónica, la primera en su tipo localizada al exterior de esta zona arqueológica.

De acuerdo con los investigadores, la zona en la que se reportó el hallazgo fue en el margen sur de la escorrentía de lava basáltica sobre la que se asentó Cantona, y por su cercanía al antiguo se infiere que los restos óseos corresponden a esa misma cultura.

Hasta el momento se sabe que el entierro está conformado por  cuatro individuos adultos jóvenes, uno de los cuales presentaba deformación craneal tabular erecta. Los restos óseos no guardaban su posición anatómica y presentaban un mal estado de conservación.

Los detalles del descubrimiento

Los arqueólogos del Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Puebla, María de la Luz Aguilar Rojas y Alberto Diez Barroso Repizo, acudieron al lugar para hacer la inspección correspondiente, a solicitud de la Fiscalía General del Estado de Puebla, mediante la Unidad de Investigación Oriental, instancia que pidió la intervención de especialistas del INAH, con el fin de verificar la temporalidad de los restos óseos descubiertos.

Los entierros fueron localizados por pobladores de Tepeyahualco, a un costado de un camino de terracería en las afueras de la cabecera municipal, en un terreno conformado por una serie de pequeñas formaciones irregulares, parecidas a pequeños montículos, aplanados en la parte superior, compuestos de roca basáltica y tezontle fino, aprovechado por los pobladores del municipio como banco de materiales.

Las dimensiones de la tumba con forma de botella, eran de 1.60 metros de altura, cuyo diámetro aproximado en la base es de 97 centímetros, la cual se ampliaba hasta 1.10 metros a la mitad de la estructura, y en el extremo superior se cerraba hasta 45 centímetros.

Por Claudia Espinoza

pgh


Compartir