San Miguel de Allende: Más allá del centro, estas son las actividades que puedes encontrar

Además del centro de San Miguel de Allende y la visita a su parroquia, existen actividades que podrás encontrar a pocos kilómetros

San Miguel de Allende: Más allá del centro, estas son las actividades que puedes encontrar
Esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad es una excelente opción para pasar un fin de semana. Foto: Pixabay

San Miguel de Allende es uno de los municipios de Guanajuato más visitado por su gran belleza. Las calles con arquitectura colonial y la parroquia de San Miguel Arcángel han convertido a su centro en uno de los favoritos, pero más allá de ellos, existen muchas actividades que puedes encontrar. 

Esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad es una excelente opción para pasar un fin de semana que te sorprenderá con sus vistas dignas de bellas postales y la gran variedad de gastronomía, artesanías y actividades artísticas. 

Actividades en San Miguel de Allende

San Miguel de Allende ha sido reconocido por su hospitalidad, no importa si eliges hoteles boutique u hospedajes con ambientación contemporánea, existen opciones para todos los presupuestos. 

Aguas termales

Las aguas termales que fluyen por San Miguel de Allende son el resultado de la antigua actividad sísmica que existía en la región. Se cree que estos baños aumentan la oxigenación del cuerpo y pueden ser un tratamiento alterno a enfermedades como, dermatitis y reumatismo.

En la región existen tres sitios de aguas termales, donde encontrarás albercas techadas y al aire libre, con actividades para la familia, pues disponen de chapoteaderos para los niños.

Viñedos

La región es reconocida por su zona vinícola, por lo que encontrarás rutas que incluyen vistas a al menos cinco viñedos. Donde podrás disfrutar de vistas al estilo de la Toscana italiana, catas de vino, recorridos para conocer el proceso de elaboración de los vinos tintos, blancos y rosados. 

Sitios arqueológicos 

Cuando se habla de San Miguel de Allende, piensas en galerías, calles empedradas, y edificios coloniales, pero también existe una zona arqueología llamada la Cañada de la Virgen. Se localiza a pocos kilómetros de la ciudad, y se trata de un antiguo centro de observación astronómico, construido por la cultura otomí.

Está conformada por cinco basamentos en perfecto estado, pero solo tres están abiertos al público. El recorrido inicia en La Casa de los Trece Cielos, una pirámide de 16 metros de altura construida como reloj solar, calendario y recinto funerario. También podrás ver Casa de la Noche Más Larga, un grupo arquitectónico de varias estructuras.

Por último está la Casa del Viento, con restos de pintura mural y adoratorios dedicados a Ehécatl, dios del viento. Además, aquí se pueden apreciar las tres etapas constructivas que tuvo el asentamiento. Para llegar se puede contratar un tour en cuatrimoto o a caballo, y el sitio también es accesible en auto.

 


Compartir