Diputada de Tampico promueve la rehabilitación psicosocial de trastornos mentales

La depresión, la ansiedad, el estrés, los pensamientos suicidas deben ser atendidos con enfoque integral, garantizando la rehabilitación psicosocial

Diputada de Tampico promueve la rehabilitación psicosocial de trastornos mentales
Las enfermedades mentales han aumentado, a partir del confinamiento. Foto: Especial

La Cámara de Diputados aprobó un dictamen en materia de salud mental, donde se consideró que la reforma tiene el objetivo de proteger el derecho de las personas y atender los trastornos mentales, en especial, los provocados por el consumo de sustancias psicoactivas, expuso una de las promoventes, la diputada federal Olga Sosa Ruiz.

Explicó que la ansiedad es una de las enfermedades que ha aumentado en los últimos años, la Organización Mundial de la Salud (OMS), calcula que hay 450 millones de personas con algún trastorno mental en el mundo; en México, la padecen 15 millones de personas adultas jóvenes.

¿En qué consiste la reforma?

La diputada de Tampico argumentó que con la reforma a la Ley General de Salud, se atenderá de manera integral a las personas que tienen una enfermedad mental como es la depresión, ansiedad, estrés y pensamientos suicidas, orientándolos hacia la readaptación psicosocial.

 "Se sustituye el modelo de internamiento por un modelo ambulatorio que garantice el respeto a la dignidad de la persona y favorezca su recuperación” señaló. 

En la décimo quinta iniciativa aprobada de Olga Sosa por el pleno de la Cámara de Diputados, se destaca que la salud es una prioridad, pues a raíz del confinamiento provocado por la pandemia, las enfermedades mentales han ido en aumento.

También en la reforma aprobada por la Cámara de Diputados, se pone especial énfasis en garantizar derechos para todas las personas, independientemente de sus condiciones económicas y sociales.

La diputada Olga Sosa apuntó que “para lograr la reintegración de las personas con trastornos mentales se implementarán actividades sociales, culturales, recreativas, deportivas, terapéuticas e incluso laborales, considerando siempre que cuando se trate de personas indígenas o hablantes de otra lengua o con discapacidades, deberán tener acceso a la información en su lengua o en su lenguaje”.

Por Carlos Juárez.

atm


Compartir