Segob investiga camioneta en la que fueron hallados los migrantes calcinados; podría ser el INM

Se presume que la camioneta en la que fueron encontrados los 19 cadáveres había sido asegurada por el Instituto Nacional de Migración.

Segob investiga camioneta en la que fueron hallados los migrantes calcinados; podría ser el INM
Trece de las 19 víctimas podrían ser de origen guatemalteco.

La Secretaría de Gobernación investiga si hay funcionarios o agentes de migración vinculados con el caso de las 19 personas asesinadas hace diez días al este de la frontera con Estados Unidos, ya que la camioneta en la que fueron localizados los cuerpos podría ser del Instituto Nacional de Migración.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, informó durante la conferencia mañanera que se indaga “cómo o por qué el Instituto Nacional de Migración tenía esta camioneta, si es que la tenía y si hay o no alguna responsabilidad de algún servidor público, sobre todo del Instituto Nacional de Migración” en los hechos.

El 22 de enero, los cadáveres fueron encontrados en una camioneta calcinada en un camino de terracería en la localidad de Camargo, en el estado de Tamaulipas, junto a la frontera con Texas. Se presume que las víctimas eran migrantes, pero hasta el momento, la fiscalía del estado sólo ha identificado a dos ellos como originarios de Guatemala.

La camioneta tipo pick up tenía 113 impactos de bala y de acuerdo con diversas fuentes, el vehículo había sido asegurado poco antes por el Instituto Nacional de Migración.

Aún se desconoce por qué las 19 personas fueron asesinadas y sus cuerpos quemados. Del total, 16 eran hombres y una mujer, pero no se ha podido todavía determinar el sexo de los otros dos cadáveres debido a la calcinación de los restos.

Existen casos en que grupos de narcotraficantes cobran a los contrabandistas por cruzar su territorio y secuestran o asesinan a los migrantes cuyos contrabandistas no hicieron el pago.

Parientes de un grupo de migrantes que salieron del departamento de San Marcos, en el suroeste de Guatemala, están convencidos de que 13 de las 19 víctimas son sus seres queridos.

Algunas de esas familias dijeron haber recibido llamadas del traficante que trasladaba al grupo de 10 hombres y tres mujeres hacia el norte, quien les comunicó que sus parientes estaban muertos. Además, afirmaron haber perdido comunicación con sus parientes alrededor del 21 de enero.

Otros dos cadáveres identificados son de mexicanos, informó el fin de semana la fiscalía de Tamaulipas.

Sánchez Cordero indicó que se está avanzando en la pesquisa y que existe una comunicación permanente con las autoridades guatemaltecas con el objetivo de “tener una investigación muy legítima, muy sólida de todas las evidencias”.

La localidad de Camargo es desde hace tiempo un territorio en disputa entre grupos delictivos rivales y un punto importante para el tránsito de narcóticos y migrantes.

El ataque trajo a la mente la masacre de 72 migrantes ocurrida en agosto de 2010 también en Tamaulipas cuando miembros del cártel de los Zetas detuvieron dos camiones con migrantes, principalmente centroamericanos, los llevaron a un rancho en la localidad San Fernando y como se negaron a trabajar para ellos los asesinaron.

La repetición de una masacre de ese tipo era una de las mayores preocupaciones del gobierno mexicano.

Con información de AP.


Compartir