HISTORIAS DEL NARCO

Martha Lucía Echeverry: de no tener para comer a reina de belleza y esposa de uno de los capos más famosos de Colombia

Después de divorciarse, la ex reina de belleza entró a trabajar como relacionista en una revista donde conoció a Miguel Rodríguez Orejuela, jefe del Cártel de Cali

NACIONAL

·
En 2005, la historia de amor de Martha Lucía Echeverry terminó con extradición de Rodríguez Orejuela. Foto: Especial

Pareciera que Martha Lucía Echeverry vivió en un cuento de hadas cuando después de no tener qué comer llegó a convertirse en reina de belleza y después ser esposa de uno de los narcotraficantes más famosos de Colombia, Miguel Rodríguez Orejuela, uno de los jefes del temido Cártel de Cali.

Martha Lucía Echeverry nació en Cartago, Valle en 1956 y en 1974 fue conocida en todo Colombia al ganar el certamen Nacional de Belleza representando al Valle del Cauca y ganar el premio a la candidata más fotogénica en Miss Universo. Estuvo casada con el empresario de Cali, Fernando Ulloa Cabal con quien duró solamente tres años a principios de la década de 1980.

La separación de su esposo, trajo una temporada de “vacas flacas” para la reina de belleza quien durante el proceso de divorcio perdió casi todo su dinero y las joyas que ostentaba cuando era esposa del empresario. 

Entonces Martha Lucía Echeverry tuvo que regresar a casa de su mamá donde vivían sus dos hermanos quienes fueron su soporte económico. Sin embargo, tiempo después, a la reina de belleza se le presentaría una nueva oportunidad.

Un empleo de relaciones públicas salvó a Martha Echeverry 

Una amiga de Martha Lucía Echeverry le contó sobre la oportunidad de entrar a trabajar a una revista deportiva en el área de relaciones públicas, se trataba de la revista del equipo de futbol de primera división, el Club Deportivo América de Cali. 

"Cuando ella entró a trabajar era una muchacha humilde que tenía muchas necesidades económicas y vio en ese puesto la oportunidad de salir adelante", contó una persona cercana de la reina de belleza al medio colombiano Semana.

Dentro de la revista conoció a distintas personalidades, entre ellas al narcotraficante Miguel Rodríguez Orejuela a quien vio por primera vez en una reunión en las instalaciones de la publicación, ya que el narco era el principal accionista del equipo.

La pareja comenzó a salir a comer a restaurantes y otros eventos en un tiempo donde aún Rodríguez Orejuela no era identificado como el ostentoso narco por las autoridades nacionales y estadounidenses. 

Pasaron unos meses hasta que Martha Lucía se fue a vivir con el accionista del equipo en el barrio San Fernando, en una de las zonas más exclusivas de ese entonces. Martha dejó atrás la austeridad que de niña sufrió cuando no tenía dinero ni para comer y el mal paso tras su divorcio del empresario Ulloa Cabal.

En San Fernando vivieron por un par de años para irse a vivir a Ciudad Jardín, uno de los sectores más elegantes de Cali. En la revista, Marta Lucía Echeverry fue ascendida como la nueva gerente y su vida social aumentó. 

Llegaron los tiempos difíciles para la ex reina de belleza

Cuando a fines de la década de 1980, Martha Lucía quedó embarazada de su hija Diana Andrea, su vida dio un vuelco radical. La crianza de su hija se volvió difícil aunado al temor de la guerra entre cárteles que azotaba a Colombia. En 1993, con el asesinato de Pablo Emilio Escobar, la policía enfocó sus esfuerzos sobre el Cártel de Cali.

Lo anterior llevó a la pareja a separarse y mantener encuentros clandestinos. Uno de ellos casi termina con la captura de Miguel Rodríguez Orejuela, pero tras tener una discusión de pareja, ambos huyeron y no dio tiempo a la policía de orquestar el operativo. Finalmente en 2005, la historia de amor de Martha Lucía Echeverry terminó con la captura y extradición de Rodríguez Orejuela ha Estados Unidos.

Con información de Semana.

SEGUIR LEYENDO:

Halconas, cocineras, traficantes y acompañantes: ¿qué papel juegan las mujeres en el narco?

“La Señora”: Así fue como Clara Elena Laborín, esposa de Héctor Beltrán Leyva, sembró el terror en Acapulco

RM